Valorar a los más ‘Beyos

IRENE GARCÍA/VIEGO (PONGA) / CIRIEÑO (AMIEVA)
Valorar a los más ‘Beyos’

Una quesería de Ponga y dos de Amieva esperan la Identificación Geográfica Protegida y piden más promoción para el producto
MARCA. Pilar, de la Quesería de Viego, etiqueta los quesos. / N. A.
Le caracteriza su fabricación tradicional, ‘como antes’, que se suele decir. La elaboración del queso de los Beyos se extiende por los pueblos de San Ignacio, Casielles, Cañisquezo, Viboli, Tolivia, Beleño y otros lugares del concejo de Ponga y en algunos otros de Amieva como Vega de Cien o Cirieño e, incluso, en puntos de Oseja de Sajambre, en León. No obstante, la mayoría son pequeños productores que lo elaboran en sus propias casas. Apenas son cuatro las queserías que lo hacen de manera profesional, una en Ponga, dos en Amieva y otra en la localidad leonesa, las únicas que tendrán opción a conseguir la Identificación Geográfica Protegida.

La rivalidad entre los queseros de ambos municipios es harto conocida. El desfiladero que da nombre a este queso pertenece al municipio pongueto, por lo que los queseros de esa zona no admitían como auténticos los quesos de Amieva. Sin embargo, los modos de hacer son muy similares y son conscientes de que juntos pueden lograr más cosas, como la tan esperada protección de la Identificación Geográfica Protegida (IGP), actualmente en tramitación.

Los queseros de los dos municipios han coincidido siempre en la necesidad de buscar una figura de protección para sus productos. «Hay muchos que venden los Beyos sin serlo», critica la pongueta Pilar Alonso, de la Quesería de Viego. «Hace falta un sello que garantice su origen», añade. Algo con lo que coincide totalmente Salvador Pilar, natural de Ponga, pero propietario de la Quesería La Collada, de Amieva. «Tiene que ser protegido sobre todo ante los que son similares», señala. «Aunque hubiera preferido la Denominación de Origen, espero que la situación mejore», añade. Por su parte, Carlos Calleja, de la Quesería Jaime, entiende que «la IGP es la única protección posible». No obstante, no cree que exista tanto fraude con relación a este queso y subraya la importancia de la IGP «como garantía para evitar que cuando el producto crezca alguien se pueda aprovechar de su marca».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responde correctamente para comprobar que eres una persona: *