URUGUAY ABRE MERCADOS AGROPECUARIOS

Desde Uruguay – Por Carlos María Cattani – El Uruguay vive una dulce primavera en la que florecen los mercados para la colocación de sus productos tradicionales y los no tradicionales también.

Las puertas parecen abrirse con una facilidad pasmosa produciendo un alegre cosquilleo entre los empresarios, productores y gobernantes.

El complejo cárnico ha alcanzado un crecimiento increíble en este último lustro, que contrasta con aquel del 2001, donde el fantasma de la aftosa agitaba sus sábanas y dejaba los campos en penumbras y sin horizontes. Atontado el sector, casi al borde del nocaut quiso pararse en el centro del ring para seguir dando pelea y volvió a recibir otro golpe devastador, la crisis económica del 2002. No fue fácil salir, pero el esfuerzo colectivo, la coyuntura internacional, le permitieron al país levantar la cabeza.

El agro con la soja a la cabeza, aportó lo suyo, y el campo uruguayo se recuperó, pero nadie duda que el primer peldaño de esa recuperación ha sido la exportación de la carne vacuna, y eso porque el Uruguay es en ese sector una potencia, y su status sanitario es reconocido a nivel mundial. La calidad de sus productos compite con los mejores sin ruborizarse, por eso además se instalan frigoríficos extranjeros y otros esperan turno.

El sector ovino, a veces dejado de lado, se encuentra en esta etapa en expansión, debido a que hay una clara intención tanto oficial como del sector privado que apunta a recuperar el stock ovino. Los productores han comprendido que hay mercados que hacen más que sustentable la producción de la lana y la carne y han comenzado a apostar en ese rubro.

La agricultura se ha tecnificado, se ha modernizado y ha comenzado a crecer, y aunque no se lo reconozca, se debe en gran parte al impulso de productores argentinos que han invertido, fundamentalmente en la faja litoral y le han dado otra visión al sector.

A agricultura crece año a año, la soja, el maíz, el trigo, ganan mercados y ahora se suma el tema del biodiesel, de la elaboración de etanol. Las áreas de cultivo se incrementarán en las próximas zafras en cifras importantes, en algunos casos se planifica hasta en un 50%.
La lechería no se queda atrás, la conquista de mercado en el Medio Oriente, en Asia, proyectan al sector hacia días de gloria, y los anuncios del gobierno de apoyar a los pequeños tamberos parece que producirá un efecto multiplicador.

Se está invirtiendo más en praderas, en la mejora de las lecheras y en mejores condiciones física de los tambos.
La granja se hace competitiva, lucha por dejar atrás a sus viejas deudas y apuesta en algunos casos a la reconversión.

La forestación también se consolida a pasos agigantados.

Presentado así, parece un mundo rosa, donde todo está bien, donde se vive feliz y se come perdiz.

Hay un eterno recelo de los protagonistas principales, donde históricamente las partes han llevado agua para su molino. A veces los productores contaron con el aval de los gobernantes, y frenaban ciertos abusos de los empresarios. A veces, eran los empresarios que se ponían de acuerdo con los gobernantes y los productores recibían migajas. Hoy en día, son los empresarios los que sacan su buena tajada y le dan a los productores, pero…se quejan de los gobernantes.

La reforma tributaria, el valor del dólar (se sostiene que hay atraso cambiario), son banderas que agitan productores y empresarios y reclaman a los gobernantes. Piden menos impuestos, piden un dólar más barato porque los insumos son caros y están cotizados en la moneda norteamericana.

Los analistas económicos señalan que estos temas están en la cancha chica, que son parte de un recelo tradicional en el sector agropecuario uruguayo y que mientras no se modifiquen estas posturas, mientras no se dejen de mirar con recelo las partes, se abrirán mercados, habrá prosperidad económica, pero, nunca en la medida que se puede lograr si todas las partes recorren juntas el mismo rumbo.

AgroDiario – Santa Fe,Argentina 24/05/2007

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responde correctamente para comprobar que eres una persona: *