UPA alerta de crisis en el sector ganadero de Almería por la subida de los cereales

TELEPRENSA.- La Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos de Almería (UPA) ha denunciado la crisis por la que está pasando el sector ganadero almeriense como consecuencia de la subida de los precios de los cereales experimentada este año y que ha provocado, a su vez, el incremento de los piensos empleados en alimentación animal. “En las últimas dos décadas, el kilo de cebada costaba unas 18 pesetas y actualmente 30. Otros tipos de cereales alcanzan incluso las 50 pesetas”, afirma Paqui Iglesias, presidenta de la UPA. Aseguran que ³la subida en los precios de bienes de origen animal, como huevos, leche o carne no es por tanto culpa de los ganaderos, como se ha llegado a decir en los medios de comunicación².

Paqui Iglesias, presidenta de UPA en Almería

Entre las causas del aumento espectacular, UPA considera que se debe a la fuerte demanda de países emergentes como China e India que “consumen mucho cereal y lo pagan a cualquier precio”, así como a la Política Agraria Común, que ha eliminado el sistema de almacenaje del producto, un recurso que regularizaba el mercado en caso de excedente o excesivas demandas.

UPA culpabiliza de la crisis al Ministerio del Interior y a la Junta de Andalucía, a los que exigen una adecuación de la política agraria a la situación real, y expresarán sus protestas en una manifestación convocada para el próximo 27 de septiembre en Sevilla, ante la sede de la Consejería de Agricultura.

El sector en Almería

El sector ganadero representa el 12,7% en términos de renta final en la provincia de Almería. Se trata de un sector tradicional, adaptado al perfil agroalimentario tras centurias de evolución y en que las mejoras genéticas y de manejo introducidas tratan de incidir en su limitada productividad y en su bajo rendimiento cárnico en el caso de sector ovino. Por el contrario, en el caso de sectores como el caprino, el porcino o el avícola, la situación varía, ya que las granjas producen altos rendimientos y posee una alta tecnificación tanto en mejora genética como de manejo.

Iglesias asegura que los sectores más afectados en la provincia de Almería han sido el ovino y el caprino. Respecto al primero, Almería representa la sexta provincia de Andalucía en importancia, con una distribución muy repartida, destacando la zona de Níjar, Poniente, comarca del Almanzora y los Vélez y tiene una producción media anual de 357,921 corderos. Unos 1.200 ganaderos se dedican a él, con una edad media de 54 años. El consumo de pienso para engordar un cordero es de 60 kilos, 20 de los cuales son de cebada, por lo que “el coste en la alimentación ha pasado de 2,980 pesetas a 4,240, es decir, un 42,28% más. Sin embargo, desde hace dos años se está cobrando como media 60 euros por cordeo de 20 kilos en vivo, el consumidor lo adquiere a 12 más o menos, por lo que la subida final del precio no es como consecuencia de una subida por parte de los ganaderos”.

En relación al sector caprino, Almería es la segunda provincia andaluza en censo ganadero y la primera en productividad aunque, según la presidenta de UPA “no termina de despuntar, pese a la gran inversión en innovación que se ha realizado”. Es una ganadería dedicada a la producción de leche. Existen unas 217,537 cabezas de ganado que producen unos 596,750 litros al año, destacando la actividad en las comarcas del Bajo Almanzora, Levante y los Vélez y, a diferencia del sector ovino, desde 1995 ha experimentado un incremento del número de ganaderos jóvenes. El precio de la leche ha pasado de 100 pesetas en 2005 a 80 en los últimos dos años, lo que “ha provocado un parón en el desarrollo de sector”. Actualmente el gasto de pienso por animal es de 6,600 pesetas, mientras que en 2006 era de 4,720, lo que supone un incremento del 39,6% .

El porcino y avícola son dos sectores en auge en la provincia precisamente por los precios y “sufrirán la crisis a partir del mes que viene”, ha explicado la presidenta de UPA. El número de cabezas de ganado porcino se sitúa en 425,825 y unas 230 avícolas y se trata de una actividad con explotaciones altamente tecnificadas que ha llevado a las grandes cadenas de integración a fijarse en los ganados avícolas y de porcino de la provincia de Almería, de manera que en la mayoría de las granjas, el pienso y los animales son propiedad de empresas ajenas, “quienes están soportando los citados incrementos de coste, y que empiezan a mostrarse reticentes a reiniciar un nuevo engorde después de la subida, lo que perjudica en última instancia al ganadero”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responde correctamente para comprobar que eres una persona: *