Una industria artesanal exporta al año 15.000 kilos de queso zamorano

La sexta generación de la familia Vicente Pastor, de Morales del Vino, decidió hace 19 años comercializar el queso artesanal que con la leche de sus propios rebaños elaboraba la familia según las técnicas que se pasaron de padres a hijos.

La calidad del producto aseguró el éxito y poco a poco la empresa fue creciendo hasta llegar a los 75.000 kilos de queso que produce anualmente, de los que una quinta parte, unos 15.000 kilos, se destinan a la exportación. De esta forma, además de en España, el queso artesanal que elabora esta empresa familiar se comercializa en el Reino Unido, Dinamarca, Andorra, Suecia, Suiza, Alemania, Estados Unidos, Japón y México. El país latinoamericano es el último destino conquistado por la quesería de Vicente Pastor, que hace dos meses introdujo su producto en México a través de una misión comercial y ahora acaba de recibir un nuevo encargo de este país.

La cooperativa de los hermanos Félix, Martín y Sergio Vicente Pastor, denominada Agrovipas, cuenta con su propio rebaño, que en un principio fue de 700 ovejas de raza autóctona castellana, pero que ante la demanda del producto se ha ampliado a 1.800 reproductoras. Junto a la explotación ganadera, en la carretera de Arcenillas, a las afueras de Morales del Vino, se encuentra la industria artesanal, que ha sido la primera empresa zamorana en obtener el certificado de calidad ISO 9001-2000 de Aenor.

La comercialización del producto está enfocada principalmente al mercado selecto de las tiendas delicatesen y los negocios de restauración de prestigio. Uno de los propietarios de la empresa quesera, Félix Vicente Pastor, explica que ahora el objetivo es incrementar su presencia en los mercados internacionales hasta llegar a destinar el 25% de la producción a la exportación. Para ello, pretenden aumentar las exportaciones a países del Norte de Europa, donde apenas hay producción de queso con leche de oveja.

Agrovipas dispone de un producto de calidad, «que es el que abre fronteras» y el sello de una denominación de origen que es «la pata negra de los quesos», según asegura Félix Vicente Pastor utilizando un símil con el jamón de calidad. Para él, el queso zamorano no tiene nada que envidiar al manchego, que es «el gran competidor».

Además de la elaboración de quesos, Agrovipas también comercializa lechazo amparado por la Indicación Geográfica Protegida del lechazo de Castilla y León. Anualmente pone a la venta entre 1.500 y 1.600 lechazos con el sello de la IGP. El cuidado de la explotación de ovino y de la quesería requiere el trabajo de ocho personas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responde correctamente para comprobar que eres una persona: *