Un nuevo ataque masivo de buitres

El Consejo de Ministros aprobó ayer un Decreto para regular la alimentación en muladares

Un grupo de unos 60 buitres atacó en la mañana de ayer en el Valle de Lierp a un rebaño de ovino. A consecuencia de la agresión y, gracias a la intervención de los ganaderos, tan sólo murió una oveja que estaba pariendo en aquel mismo momento dos corderos, que también fueron víctimas de las aves. El ganadero afectado había sufrido otro ataque similar hace unos días en el que también murió una oveja a mano de los buitres.

GRAUS.- Desde hace varios días, este rebaño de ovejas compuesto por unas 1.000 cabezas está acogiendo muchos nacimientos simultáneos, unos treinta al día y en su mayoría dobles, según explicó el propietario, quien dice no haber sufrido ningún ataque hasta los dos de esta semana. La presencia de vísceras como consecuencia de los partos podría atraer a los buitres que, según declaró el mismo, “se abalanzaban contra los corderos recién nacidos, que ya se habían puesto de pie, trataban de atacarles a un metro de nosotros, aunque las ovejas los protegían coceando y cubriéndolos”, relató.

En el caso de la oveja atacada ayer, que también se encontraba en el cercado con valla eléctrica anexo a la nave de la explotación, comentó que “se había alejado un poco para parir más tranquila y cuando los espantamos de las demás se echaron encima de ella, serían unos 60 buitres. Primero fueron al cordero que acababa de nacer y, después, a la matriz de la oveja, matando tanto a la madre como al que estaba por nacer”. El ganadero se mostró sorprendido por la rapidez con la que actuaron los buitres. “Ha sido visto y no visto, cuando hemos conseguido espantarlos ya estaban los tres muertos”, concluyó.

Tras este último ataque, el ganadero afectado de la localidad de Pueyo, perteneciente al Valle de Lierp, se puso inmediatamente en contacto con los agentes de Protección de la Naturaleza como hizo a principios de esta semana cuando los buitres atacaron a la primera oveja. “En la del otro día sólo dejaron la piel y me dijeron que no se podía confirmar que era un ataque de buitre porque no había carne para analizar. Hoy ha quedado carne para corroborar que se trata de un ataque”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responde correctamente para comprobar que eres una persona: *