Un millardo por multas

Indecu sostiene que comerciantes no denuncian a sus proveedores

ERNESTO J. TOVAR

EL UNIVERSAL

La Ley contra el Acaparamiento y la Especulación establece que el acaparamiento, especulación, alteración de precios, contrabando y boicot se castigan con penas de 2 a 6 años de prisión y multas entre Bs 4.892.160 y 752.640.000, en función del valor de la Unidad Tributaria.

Samuel Ruh, presidente del Instituto para la Defensa y Educación del Consumidor y el Ususario (Indecu), informó que luego de la publicación del Decreto Ley contra el Acaparamiento a mediados de febrero, se ha recaudado un millardo de bolívares a través de 25 multas impuestas por ese instituto.

La rigidez de esta ley ha generado temores entre los comerciantes. Los carniceros en algunos mercados municipales prefieren cumplir con la regulación y tener pérdidas, a pesar de que aseguran comprar la mercancía fuera de los controles.

Sin embargo, Ruh informó que “visitamos los mercados municipales y los vendedores no quieren denunciar a los proveedores ni mostrar facturas. Presumimos que es una excusa para justificar ventas al detal por encima de la regulación”.

Aunque afirmó “estar en disposición de actuar en otros eslabones de la cadena”, advirtió que “los comerciantes están obligados a vender al precio regulado. Los carniceros que digan que venden sin ganancias entonces que cierren sus carnicerías, que se metan a otra cosa, porque el Ejecutivo hizo un estudio técnico muy serio sobre los costos que determinó que con los precios actuales ellos tienen márgenes de ganancias para continuar con su negocio”.

El presidente del Indecu indicó que “visitamos varios supermercados para comprobar si hay desabastecimiento, pero hemos encontrado otra situación. Quizás haya bajado el suministro en algunos rubros como consecuencia del aumento del consumo, como el caso de la carne, donde antes quien compraba un kilo ahora compra tres”.

Agregó que el incremento del consumo de carne, leche, queso y huevos incide sobre los niveles de rotación e inventarios.

Carne a tiempo

El operativo efectuado ayer por el Indecu en un supermercado en el Este coincidió con la llegada de unas 40 reses a ese comercio, donde no ha habido carne en los últimos días. No se precisó a qué precio se adquirió esa mercancía, pues la autoridad no solicitó las facturas.

Asimismo, los anaqueles carecían de margarina y huevos. No había presas de pollo fresco sino filetes de pechuga congelada. El pollo entero a la venta era congelado y de tamaño pequeño, pues no alcanzaba los dos kilos de peso.

El Universal (Venezuela) – 25 Abr 2007

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responde correctamente para comprobar que eres una persona: *