Un chip para el queso Cabrales

Cinco queserías participarán en un proyecto experimental para controlar por radiofrecuencia la calidad en el proceso de elaboración

E. MONTES/GIJÓN

Un chip para el Cabrales

PIONERO. José Ángel Blanco, de Treelogic, con el proyecto para el Hospital de Cabueñes. / J. BILBAO

Será el choque de dos civilizaciones: un chip de última generación en una cueva milenaria. Esos dos saberes son los que pretende unificar el Laboratorio Interprofesional Lechero y Alimentario de Asturias (LILA) para mejorar el control de todas las fases de producción del queso de Cabrales. Para ello ha liderado un proyecto en el que un chip de identificación por radiofrecuencia recoja todos los datos necesarios para garantizar el control de calidad que exige la denominación de origen y los almacene automáticamente. Funcionaría mediante la transmisión y recepción de señales de radio, de manera que los datos se pueden identificar sin ver físicamente la etiqueta. Recogería datos tales como la recepción de las leches, la mezcla, la fabricación del queso, así como los tiempos de estancia en la cueva.

«Si automatizamos el traslado de información de un queso cuando está en su fase inicial, lo identificamos con una etiqueta RCIB y lo vamos trasladando por las distintas fases del proceso productivo no hay posibilidad de equivocarte, porque es la etiqueta la que determina qué queso es, el sistema sabe que el queso está en estado uno y pasa al estado dos. Y esa es la finalidad, facilitar el trabajo a los productores», explicó ayer Héctor Álvarez, portavoz de la empresa Alce, coordinadora de la colaboración entre el LILA y Flog, empresa alemana ubicada en Dortmund.

Un proyecto ambicioso

Álvarez defendió lo «ambicioso» del proyecto en el marco de la feria RFID4SME-Asturias, la primera de estas características que se realiza en el Principado con el objetivo de fomentar el uso de las tecnologías de identificación por radiofrecuencia (RFID) en las pequeñas y medianas empresas. La iniciativa, impulsada por la Fundación Prodintec, concentró ayer en la Escuela Universitaria de Ingeniería Técnica Industrial a expositores de Irlanda y Alemania, además de Asturias y Cantabria.

Cinco queserías, prácticamente en su totalidad ubicadas en el concejo de Cabrales, participan en este proyecto piloto que se encuentra en la mitad de su desarrollo y que pretende ponerse en práctica en un plazo de tres meses. «El problema es que se trata de productores muy pequeños, empresas básicamente familiares, con uno o dos trabajadores, y tenemos que buscar una solucion que no les complique la vida», explica Héctor Álvarez poco después de señalar que cada quesero que quiera introducir un chip en su vida ha de contar con «un terminal industrial para la captura y manipulación de los datos hasta un ordenador para realizar controles determinados y trabajos administrativos, y un lector RCIB. En función del volumen de producción habrá más o menos dispositivos, pero la configuración de los procesos es la misma», concluyó Álvarez sin cuantificar el coste del equipo.

La pulsera de Cabueñes

Pero no fue el queso de Cabrales la única estrella de la feria de identificación por radiofrecuencia. De hecho, uno de los elementos más llamativos de la jornada de trabajo de ayer fue la pulsera identificativa que el Hospital de Cabueñes va a entregar a sus pacientes de Urgencias en el plazo de un mes. En ese tiempo entrará en funcionamiento el plan piloto, con un plazo de otros treinta días para aplicarlo en toda su extensión: 8 dispositivos en una primera fase, y 18 en la segunda, en la que estarán incluidos los quirófanos.

Según señaló el gerente de Treelogic, José Ángel Blanco, el sistema desarrollado por su empresa permitirá que a los pacientes de Urgencias se les pueda realizar un seguimiento en tiempo real mediante una pulsera que incluye un chip de identificación por radiofrecuencia. El médico tendrá conocimiento instantáneo del momento sanitario en que se encuentra el paciente a través de un PDA, y los familiares mediante una tarjeta con la que podrán consultar sus datos en un atril ubicado al efecto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responde correctamente para comprobar que eres una persona: *