Un año aprendiendo a tejer y a hacer quesos

Un total de 30 mujeres de la Sierra de Segura terminarán en breve dos talleres de formación que pretenden ser un punto de inflexión en la economía de la comarca
20.02.08 –

Un año aprendiendo a tejer y a hacer quesos

ALUMNAS. Aprenden el funcionamiento del telar. /IDEAL

El próximo mes de marzo hará exactamente un año desde que se pusieran en marcha dos talleres de empleo que pretenden ser un punto de inflexión para la comarca de la Sierra de Segura, y más concretamente para el pueblo de Santiago Pontones. Uno consiste en la puesta en marcha de un telar y otro en una quesería, dos negocios por los que se aprovechará la materia prima de esta tierra y que conseguirán diversificar la economía de la zona.
Este proyecto nació a mediados del año pasado, y en el intervienen la Consejería de Empleo, el Ayuntamiento de Santiago Pontones, la Diputación Provincial y la Asociación de Ganaderos. La materia prima que utilizan es, por un lado, la lana, que antes hasta se regalaba ante la falta de espacio para almacenarla, y por otro, la leche de oveja, poco aprovechada también.

Ante esto, empleo hizo estudios de viabilidad en la zona y concluyó que los negocios más rentables serían una quesería y un telar, con lo que se puso manos a la obra para crear talleres de empleo y formar a gente de la zona en estos dos negocios. En total, a lo largo del último año 30 personas han recibido formación de cinco monitores, con máquinas y en locales, propiedad del Ayuntamiento.

El próximo mes de marzo llegarán al final de su formación y, según el alcalde de Santiago Pontones, Pascual González, todo va sobre ruedas, según lo previsto. Ya hay alumnos interesados en crear la comercializadora que se encargue de vender el queso elaborado con leche de oveja y que ha resultado tener un sabor excepcional. «Ya hemos obtenido el primer premio en varias catas, y es que hasta este momento nunca antes se había creado un queso de oveja segureña», asegura el primer edil.

También existen ideas para un telar industrial, que se encargue de fabricar desde mantas hasta bolsos o envolturas para los quesos que se venderán desde Santiago Pontones. Lo positivo de todo esto es que el Ayuntamiento, al igual que el resto de administraciones participantes, están dispuestos a seguir apoyando a los alumnos que se animen a despegar en su carrera profesional.

«Lo más difícil ya está hecho, tiene las máquinas, los locales y la formación, ahora habrá que ver la fórmula legal para que se les haga un contrato de gestión de toda la infraestructura o algo parecido», explica González.

Lo bueno es que la inmensa mayoría de los alumnos son mujeres de entre 25 y 40 años, con una formación básica, y que de otra forma hubieran tenido serias dificultades para conseguir un empleo.

Ideal Digital – Andalucía,Spain

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responde correctamente para comprobar que eres una persona: *