Tres denominaciones de origen y una IGP, la de los Beyos, en tramitación, avalan los productos

confidential-264516_640

 

Quesos de todos los olores, sabores y texturas. Ésta es la riqueza de la mancha quesera del oriente de Asturias. La comarca atesora tres denominaciones de origen (Cabrales, Gamonéu del Valle y Gamonéu del Puerto) y los queseros de Amieva y Ponga, y de Sajambre, en León, tramitan la obtención de una indicación geográfica protegida (IGP), que no llegará antes de 2009. Éste es uno de los retos que afronta el queso de la comarca. Pero hay más: el Principado adelantó ayer a este diario que las variedades queseras elaboradas con leche de cabra serán los primeros productos en salir al mercado dentro de la marca Paraíso Natural. Mientras, los paladares exigentes tienen más donde escoger, con el queso de Peñamellera y los de Llanes.

 

Carreña (Cabrales),

Rebeca AJA

Jalonado por más de veinte placeres, el oriente de Asturias es un paraíso quesero. Pluralidad de sabores, de texturas, de olores y de formas. Para alimentar el cuerpo, agradar los sentidos y divulgar una cultura del queso de gran arraigo en los confines que marcan la garganta de los Beyos y el desfiladero del Cares. Un paraíso cuyos quesos de cabra serán los primeros productos de Asturias en salir al mercado dentro de la marca Paraíso Natural, según adelantó ayer a LA NUEVA ESPAÑA la viceconsejera de Medio Ambiente y Desarrollo Rural, Tomasa Arce.
Los concejos de Amieva y de Ponga, y de Sajambre, en León, conforman el área geográfica donde se elabora el último queso artesano del Oriente en sumarse a la búsqueda de garantías de calidad que otorguen un valor añadido al producto. En 1981, el queso de Cabrales obtuvo la denominación de origen protegida (DOP); en 2003, el queso de Gamonéu del Valle; y en 2007, el de Gamonéu del Puerto. El queso de los Beyos está tramitando ahora una indicación geográfica protegida (IGP), que no llegará antes de 2009.

 

Hasta que llegue, ya están establecidos algunos criterios de elaboración, como que sólo se emplee leche pura de vaca, oveja o cabra, y nunca mezcla de leches. La identificación afectará, inicialmente, a las cinco queserías que consensuaron la solicitud. Al estar implicadas dos comunidades autónomas, Asturias (tres queserías en Amieva y una en Ponga) y Castilla y León (Oseja de Sajambre) en la tramitación de la marca, es necesario que el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación tramite la reclamación ante la Unión Europea (UE). Y en eso anda en estos momentos. Hasta que el documento único no llegue a la UE, no entrará en vigor la figura provisional, denominada protección nacional transitoria, que, a su vez, se extinguirá cuando el Gobierno europeo resuelva el registro oficial de la marca.

Mientras tanto, en Amieva y en Ponga siguen haciendo este queso de sabor suave, de corte blanco o blanco-amarillento, con masa compacta y sin ojos y ligeramente ahumado. Para degustarlo hay 365 días al año (este año uno más, porque es bisiesto); para encontrar en un mismo sitio una selección de los mejores, sólo dos, en primavera: el día del certamen de los Beyos en San Juan de Beleño (Ponga), que en 2007 puso a la venta 336 kilos de queso, y el del certamen de Amieva, que vendió el pasado año 700 kilos. Por cierto, para estimular la producción del queso de los Beyos, este último concejo ha aprobado la ejecución de un polígono ganadero de explotación caprina.
De Ponga y Amieva, a Onís y Cangas de Onís. Del queso de los Beyos, al de Gamonéu. Un queso que ha andado el camino de la calidad en dos tiempos. En el año 2003 obtuvo la denominación de origen protegida, pero sólo llegó a la variedad gamonéu del valle; el gamonéu del puerto tuvo que esperar cuatro años más. Para adecuarse a la normativa fue necesario impulsar un proyecto piloto con el fin de superar los problemas estructurales de producción de esta variedad. Se actuó en dos vegas: la de Humartini, en Cangas de Onís, y la de Belbín, en Onís, adecuando sendas queserías de las que, en octubre de 2007, salieron los primeros quesos etiquetados con DOP. El primer lugar donde se pudo adquirir bajo el nuevo sello de calidad fue el Concurso exposición de quesos de los Picos de Europa, que se celebró el 12 de octubre en Cangas de Onís.
En 2007 se alcanzó una producción de 54.935 kilos, y el Consejo emitió 52.060 contraetiquetas. En 2008 se logrará secar los quesos de Gamonéu en una cueva deseada por los productores en La Robellada, la Cueva Oscura. Este manjar de corte blanco, con alguna veta azul verdosa, seguirá buscando su mejor sabor.
En esto último lleva años enfrascada la joya azul de la mancha quesera oriental: el queso de Cabrales. En todo el concejo de Cabrales, y también en la zona más oriental del municipio de Peñamellera Alta, se elabora este afamado producto artesanal, que en 2007 alcanzó una producción de 523.659 kilos. El Consejo Regulador de la Denominación de Origen Protegida contraetiquetó 298.217 piezas. El queso de Cabrales es objeto en la actualidad de dos investigaciones paralelas. La primera, a través del Instituto de Productos Lácteos de Asturias (IPLA), persigue la implantación de un fermento autóctono para homogeneizar los estándares de calidad de la producción. A mejor, por supuesto. Parece que la cosa marcha, según los investigadores. Otros expertos, esta vez del Laboratorio Interprofesional Lechero y Agroalimentario de Asturias (LILA), colaboran con una Universidad alemana para lograr que el queso de Cabrales sea el primer alimento artesanal de Europa que lleve etiquetas de radiofrecuencia para aportar al consumidor toda la información sobre dónde, cómo, cuándo y por quién fue elaborado. Todo un reto.

 

En el abanico de sabores que jalonan el Oriente, y al margen de los tres sabores con sello de calidad (beyos, gamonéu y cabrales), el paladar tiene en los concejos de Peñamellera Alta y Baja el queso de Peñamellera. El de Canal de Ciercos, en San Esteban de Cuñaba; el de cabra de La Chivita, en Buelles; el de Monje y Monje Picón, en Panes. Todos están presentes en la Feria del queso y la artesanía que se celebra en Peñamellera Baja en la segunda quincena de julio.

Mientras tanto, el primer domingo de agosto, al certamen quesero de Llanes asisten los elaboradores del cremoso queso de Vidiago, el ahumado de Pría, el queso fresco de Porrúa y otros como el de de cabra de Cuevas del Mar y los de Bedón, por citar sólo algunos de los muchos que se elaboran en Llanes.

Son todos los que están, aunque, seguro, no están todos los que son. Sin duda, conviene sacar a pasear el paladar por el Oriente para encontrarse bien a gusto.

02/2008La Nueva España – Asturias,Spain

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responde correctamente para comprobar que eres una persona: *