Recursos olvidados

La recuperación del sector caprino en la provincia de Salamanca como medida para fijar población se ha convertido en tema de estudio por parte del Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino. Según el subdelegado del Gobierno en la provincia de Salamanca, Jesús Málaga, ya se está trabajando con algunos ayuntamientos de la zona de Arribes para recuperar este tipo de ganado ya que «en la parte española es un ganado que se encuentra prácticamente desaparecido y en la zona portuguesa, a unos kilómetros de distancia, hay nada menos que 45.000 cabras en explotación».Recursos olvidados

Pero la reimplantación de este sector lleva asociado otra serie de objetivos que van desde la recuperación del antiguo oficio de cabrero, hasta la obtención de mayor rentabilidad de todos los productos derivados de la leche y la carne de cabra y todo ello sin olvidar el posible asentamiento de población en todas las zonas que se vean beneficiadas del proyecto.

A pesar de estas premisas, los impulsores de la iniciativa no dudan que los tiempos han cambiado y por este motivo, ven la figura del nuevo cabrero de un modo muy distinto al de antaño; con ganaderías de unos 400 animales en régimen casi intensivo o estabulado y que saldrían al campo unas tres horas al día.

De momento, y aunque ayuntamientos como los de Aldeadávila de la Ribera, Mieza o La Peña, todos en la zona de Arribes, están muy interesados en el proyecto, habrá que esperar al estudio que están llevando a cabo la Universidad de Salamanca y Caja Duero con el que se quiere analizar en detalle la viabilidad de la propuesta.

A día de hoy, el referente de este proyecto se encuentra en la explotación de caprino estabulado en la localidad salmantina de San Miguel de Valero, que no sólo obtiene beneficios de la comercialización de la carne sino también de la elaboración de quesos frescos. Para el Ministerio de Medio Ambiente, esta iniciativa crearía desarrollo rural y sería muy útil en la preservación del entorno ya que las cabras mantienen limpio el monte y así se evitan incendios forestales.

Naves gratuitas

Mientras, la Junta de Castilla y León impulsa el asentamiento de la conocida como cabra ‘bombero’ en la Sierra de Gata salmantina, para que con el pastoreo de este animal se prevengan incendios forestales. El primer asentamiento de este tipo de cabra, perteneciente a la raza verata, se ha puesto en marcha en el término municipal de Robleda, en una finca de 1.400 hectáreas cuya propiedad es del Ayuntamiento cacereño de Descargamaría. La Consejería de Medio Ambiente construye gratuitamente naves para cabras, si hay ganaderos que lo solicitan.

En esta ocasión, el solicitante ha sido José Antonio Solaeche, que ha introducido 400 cabras en esta zona de monte. El verdadero responsable del mantenimiento de la explotación es el cabrero natural de Robleda, Agustín Ovejero Calvo, que reconoce que el oficio está prácticamente desaparecido.«Ya nadie quiere esto, aunque a mí es lo que me gusta y por eso he aceptado este trabajo, ya que me críe entre cabras porque mi padre y mi abuelo también fueron cabreros», ha revelado. Esta iniciativa pionera también entrará en funcionamiento próximamente en el municipio salmantino de Fuenteguinaldo, donde la Junta ha construido otra nave para cabras con la misma intención que en Robleda.

Según César Prieto, jefe del Servicio Territorial de Medio Ambiente de la Junta en Salamanca, «el proyecto comienza para evitar incendios y crear grandes cortafuegos, en zonas donde la biomasa y el combustible son muy abundantes por la falta de población». El objetivo de la Junta es fomentar este tipo de pastoreo cada mil hectáreas, con el fin de atajar posibles incendios, ya que «con las cabras , todo este tipo de pasto y combustible leñoso desaparece y el riesgo de fuego disminuye», concluyó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responde correctamente para comprobar que eres una persona: *