Quesos de Llanes

La directora general Tomasa Arce cree que sería «un error», pues crearía «mucha confusión» entre los consumidores

Llanes, Rebeca AJA

La cultura del queso en el concejo de Llanes es incuestionable. Hoy se elaboran quesos en San Roque y en Puertas, en Pielasierra y en Posada. La variedad quesera lleva hasta el paladar el manjar cremoso de Vidiago, el fresco de Porrúa o el ahumado de Pría, localidades que dan nombre a tres de las variedades más tradicionales del concejo.

Desde hace tiempo, elaboradores y Administración han abordado la posibilidad de optar a una marca europea que proteja el queso producido en el concejo. Un planteamiento que permanece aletargado. La directora general de Agroalimentación, Tomasa Arce, reflexionó días atrás sobre la salvaguarda de la identidad de los quesos elaborados en el concejo de Llanes, si finalmente éstos acceden a una marca protegida. Arce señaló que agrupar todos los quesos llaniscos bajo una denominación genérica sería un «error» y crearía «mucha confusión» entre los consumidores, al ser variedades de queso muy distintas. Aunque serán los queseros los que, de forman voluntaria, muestren su beneplácito con la tramitación de una indicación geográfica protegida (IGP) conjunta para el queso de Llanes, Arce desaconsejó que se recurra a una identificación única para toda la diversidad quesera de Llanes. Se estaría «renunciando», según Arce, al patrimonio más importante que tienen los quesos llaniscos: el nombre de su variedad. Arce puso como ejemplo la circunstancia de que un queso que deje de llamarse «Vidiago» y se llame «Queso de Llanes» perderá patrimonio y valor en el mercado.
Arce explicó que administrativamente sí es posible aglutinar todas las variedades bajo una misma denominación, como ocurre en Valencia con «Cítricos Valencianos», que agrupa tres variedades diferentes: naranjas, limones y mandarinas. El valor fundamental de una marca distintiva es proteger el nombre del producto. En el caso de los quesos que se elaboran en el concejo llanisco ese nombre y esa «notoriedad en el mercado», precisó Arce, se lo da la localidad donde se elabora. Por eso insistió en que sería un error crear un distintivo genérico, porque ya existe «un nombre» y «un camino andado en el mercado».
Sólo dos quesos del Oriente cuentan actualmente con una denominación de origen: cabrales y gamonéu. Un tercero está de camino: el de los Beyos, aunque en este caso la normativa a la que optan los elaboradores de los concejos asturianos de Ponga, Amieva y uno leonés, Sajambre, es la IGP, que se implantará en un plazo de tres años, funcionando.

La Nueva España – Asturias,Spain

6/6/2007

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responde correctamente para comprobar que eres una persona: *