Quejas lácteas y de ganado menor

JUAN QUINTANA/
La Federación Española de Empresarios Productores de Leche (PROLEC) ha planteado reclamar 3.600 millones de euros al Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) en concepto de indemnización por los efectos del Plan de Reestructuración del Sector Lácteo. Este Plan fue puesto en marcha en la etapa en que Fernando Moraleda, actual Secretario de Estado de Comunicación, era Secretario General del MAPA. Ha sido una intervención estatal que puso fin al libre mercado de compra venta de cuota de leche. Un intento de redistribuir la capacidad productiva nacional entre pequeñas explotaciones, que no tenían potencial económico para comprarla. La idea, sobre el papel y desde un punto de vista de equidad social, era loable; pero la economía y el funcionamiento de un mercado libre no siempre encajan con la teoría social, más aún en una sociedad capitalista como la nuestra. El reparto de recursos productivos, sin considerar la capacidad de gestión y optimización de los mismos por

parte de los beneficiarios, no implica desarrollo económico. En Venezuela o Bolivia, tal vez, pero no en la Unión Europea. Sólo la microeconomía local puede verse beneficiada, durante un corto periodo.

La reclamación de PROLEC posiblemente no se interponga porque tiene pocos visos de prosperar. Pero es una forma de llamar la atención sobre un hecho de relevancia. Si en el 2015 se liberaliza el mercado europeo de la leche, tal como ha anunciado en repetidas ocasiones la Comisaria Marianne Fischer, la empresa láctea española deberá estar preparada y ser competitiva, para lo que necesita estar bien dimensionada. O se quita la correa que sujeta al sector, que por cierto, Puxeu aflojó pero no pudo soltar, o habrá problemas, y en este caso no se podrán achacar a Bruselas.

Otro sector de bastante más peso en el agro de la región, es el de ovino y caprino. Los ganaderos han pasado de la satisfacción de las últimas semanas por el anuncio de una importante concentración de oferta de carne de ovino, a la decepción por tener que mantener en las explotaciones al ganado vivo hasta el ocho de agosto. Algo que por otro lado era previsible, dados los antecedentes. Por segundo año consecutivo la Comisión ha denegado la solicitud española para reducir los 100 días de retención de estos animales, un periodo que empieza a contar desde que concluye el plazo de solicitud de subvención. Esta circunstancia obliga al ganadero a mantener en vida a toda la cabaña subsidiada, con todos los costes que ello implica. En época estival los gastos de alimentación aumentan de forma considerable, al reducirse el pasto. Este año se ha dispuesto de muchos más pastos que en temporadas anteriores, pero en los meses de verano éstos se reducen o desaparecen, salvo en algunas zonas septentrionales. En la actualidad el ovino y caprino mantienen una ayuda acoplada al 50 por ciento. Quiere decir que perciben una ayuda fija en función de las subvenciones obtenidas en el trienio 2000-2003 y otra variable calculada cada año sobre el cincuenta por ciento de la producción. En cualquier caso, se defienda o no el desacoplamiento parcial, las medidas de control son necesarias para la correcta gestión de las ayudas públicas, aunque es cierto que en algunos casos podrían ser revisadas. En este caso, el MAPA tiene la misma responsabilidad que, por ejemplo, la de un ayuntamiento en los accidentes que se producen en las rotondas de una nueva circunvalación: ninguna.

Entre tanto, se han retomado las negociaciones del Convenio del Campo, que se espera sea ratificado el próximo lunes. Las desafortunadas declaraciones del representante de Comisiones Obreras sobre las ayudas públicas al sector agrario provocaron la ruptura entre sindicatos y organizaciones profesionales agrarias. No obstante, la paralización de este proceso negociador solo perjudicaba a los agricultores y ganaderos. Ahora el debate se reduce a cuestiones de contenido, en las que ASAJA se opone a aceptar unos incrementos salariales por encima de la subida del índice de precios al consumo de los costes de producción. Un planteamiento razonable cuya discusión ya entra en el marco del debate por un acuerdo colectivo, espacio del que nunca debería haber salido. Más información en ‘La Trilla’, los domingos, de 8 a 9, en Punto Radio Badajoz-Montijo, en el 102.1 de la FM, y en Punto Radio Norte de Extremadura, en el 101.2 de la FM.

Hoy Digital – Badajoz,Extremadura,Spain

8/6/2007

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responde correctamente para comprobar que eres una persona: *