¿Qué comen las cabras?

La mayor parte de la gente suele creer que las cabras son capaces de comer prácticamente cualquier cosa, y lo cierto es que así es.

Aunque el instinto de la cabra le evita comer cosas que puedan hacer daño, también le impulsa a comer otras que casi todos los demás animales rechazan. Quizá esto se debe a que las cabras reciben muy pocas veces la misma atención que se concede a otros animales domésticos. Se ha dicho que las cabras son los más optimistas de los animales: dado que no suelen se bien alimentadas, prueban a comerlo con todo con la esperanza de que resulte bueno.

La relación de las cabras con el hombre siempre ha sido bastante curiosa. En realidad, se trata de uno de los animales más útiles, pues desde épocas muy remotas proporciona al hombre una leche magnífica y carne razonablemente sabrosa. Su piel, debidamente tratada, se convierte en cuero. Su lana permite tejer prendas cálidas y suaves.

Sin embargo, a pesar de su utilidad, la cabra siempre ha tenido mala reputación. La causa hay que buscarla, probablemente, en su mal carácter y en el desagradable olor que despiden los machos.

En proporción a su tamaño, la cabra ofrece al hombre más que ningún otro animal. Su leche, por ejemplo, es considerada por muchos como la más sana y sabrosa que la leche de vaca, y a menudo se da a los niños pequeños y a los ancianos, porque es más fácil de digerir.

Al parecer, fue en Persia donde se domesticaron las primeras cabras, pero actualmente se encuentran en todo el mundo. En Europa, Africa y Asia existen hasta diez especies distintas de cabras salvajes, animales ágiles y activos que suelen preferir las regiones montañosas.

La Patria (Bolivia) – Bolivia 18/02/2007

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *