Productores de leche reciben 170 pesos

Mientras los gremios sacan cuentas más o menos alegres, empresas queseras advierten sobre eventual negativo impacto futuro.

Buenos tiempos viven por estos días los productores lecheros nacionales, debido al alto precio pagado por la industria a nivel local, el que llega a los 170 pesos de acuerdo a la Federación de Productores Lecheros (Fedeleche), pero que en algunos casos se empina cerca de los 190.

¿La causa?, una serie de factores internos y externos, que han gatillado una gran demanda por parte de la industria nacional, que literalmente compite por captar a los productores. A eso se suma un alto precio de la leche en polvo descremada a nivel internacional, que se cotiza entre 4 mil y 4 mil 300 dólares por tonelada, según datos oficiales.

Una disminución de la producción en Nueva Zelandia, una gran sequía en Australia, y una reducción de subsidios a los productores europeos, han eliminado los excedentes y frenando el crecimiento de la producción en Estados Unidos.

A eso se suma una cada vez más creciente demanda en China y América Latina.

mercado local

Pese a eso, según los expertos este escenario mundial aún no ha influido de manera “fuerte” en el mercado interno, debido a que la producción local se encuentra abasteciendo al consumo, y que la industria ha aplicado un alza gradual en los precios.

Para Enrique Figueroa, presidente de Fedeleche, “se trata de una situación en la que los altos precios aún no están 100% transferidos al consumidor, pero en algún momento sucederá”.

ganancias

Contrario a lo que se pudiera pensar, al momento de hacer un balance, el margen de utilidad de los lecheros no es tan alto como se cree, debido al aumento proporcional de los insumos, principalmente concentrados, granos y fertilizantes.

Así al menos lo cree Dieter Konow, presidente de la Asociación de Productores Lecheros de Osorno (Aproleche), quien sostuvo que “(con los precios actuales pagados por la industria) se han equilibrado los márgenes de ganancias, debido a un aumento en el valor internacional de algunos insumos necesarios para la producción”.

afectados

Una opinión no tan optimista del tema es la que tiene Alfredo Albarrán, de la Asociación de Productores de Queso (Aproqueso), quien señaló que la industria se ha mantenido al ritmo del precio pagado a los productores en el mercado. Sin embargo, por ser el queso un producto con demanda elástica, es decir, variable al precio, el sector puede llegar a registrar pérdidas.

“Hemos aumentado el precio pagado por litro de leche, igualando a la industrias grandes y aumentando a su vez el precio de venta. Pero no sabemos hasta cuánto es capaz de pagar el consumidor, ya que el queso es un producto que puede dejar de consumirse si está muy caro, a diferencia de la leche, que presenta una demanda inelástica. Por lo tanto, creo que pronto ya estaremos con números rojos, debido a que no podremos subir más el precio de venta, ni dejar escapar a nuestros proveedores.”, enfatizó Alfredo Albarrán.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responde correctamente para comprobar que eres una persona: *