Producción de leche de cabra para el Beyos

El equipamiento tendrá cabida para 200 reses y su objetivo es lograr la denominación de origen para el queso Principado y Ayuntamiento cofinanciarán esta experiencia piloto en Asturias
ANA MORIYÓN/PRECENDI
El municipio de Amieva dispondrá este año de una de las tres naves de ganado caprino proyectadas por el equipo de gobierno local para favorecer la producción de leche en el concejo, y dar así opción a los elaboradores de queso de los Beyos a alcanzar la Denominación de Origen Protegida, una distinción de calidad en la actualidad inviable ya que este producto no se fabrica con leche de la zona de influencia.Amieva abrirá este año la primera nave destinada a la producción de leche de cabra para el Beyos

El Principado, a través de la Consejería de Medio Rural y Pesca, se ha comprometido con el Ayuntamiento a cofinanciar esta experiencia piloto en Asturias que persigue alcanzar la distinción de calidad máxima para este queso para el que, en la actualidad, se está tramitando la solicitud de Identificación Geográfica Protegida (IGP) ante la Comisión Europea. «Hemos recibido estos días una respuesta positiva por parte de la consejería para poner en marcha esta instalación», confirmó a EL COMERCIO el alcalde de Amieva, Ángel García.

El proyecto incluye la construcción de tres naves con capacidad para unas 200 cabezas de ganado caprino cada una, que se instalarán en diferentes puntos del municipio y en las que, calcula el regidor, se producirán unos 140.000 litros al año por instalación. Sumando la producción de las tres naves se podrían alcanzar unos 420.000 litros.

La primera, en Sebarga

La primera nave podrá estar abierta este año y se ubicará en Sebarga, junto al futuro centro de empresas agroalimentarias. Las otras dos, previstas para un futuro próximo, se construirán en la carretera de Vis, en unos terrenos municipales de los que se estaba extrayendo zahorra y junto a la planta de tratamiento de residuos ganaderos, construida entre las localidades de Sames y Carbes. «La idea es instalar las naves en diferentes puntos para que no supongan un impacto medioambiental. Queremos ser competitivos y preservar el medioambiente», declaró el alcalde. García explicó también que el lugar elegido para la construcción de la primera de las tres instalaciones tiene «buen acceso, y al estar junto al semillero de empresas está garantizado el saneamiento y la luz».

La construcción de cada uno de estos equipamientos supondrá una inversión aproximada de 150.000 euros que asumirá principalmente el departamento que encabeza Servanda García. El Ayuntamiento de Amieva, por su parte, aportará en cada una de estas instalaciones una partida de 30.000 euros con cargo a las subvenciones del Parque Nacional de los Picos de Europa y se hará cargo de los costes de la redacción del proyecto, encargado hace unas semanas a una empresa especializada. A falta de conocer este documento, el regidor avanzó que la primera nave tendrá unos 750 metros cuadrados -52 de largo y 14 de ancho- y dispondrá de una sala de recría, otra de estabulación y la lechería, habilitada con su sala de ordeño y su zona de recogida de leche.

Adjudicación

El uso de esta nave, que estará totalmente equipada, se adjudicará por un periodo de cinco años prorrogable a otros tres a través de un concurso público «en el que se dará cierta preferencia a los vecinos del municipio». Los empresarios que se hagan cargo de estas instalaciones deberán adquirir las reses, «pero podrán iniciar la actividad con gran desahogo económico ya que se estarán ahorrando la inversión que supone la construcción y el equipamiento de la nave», indicó el primer edil. Una vez expirado el contrato con el ganadero, «éste ya llevará varios años de actividad con beneficios que le permitirán instalarse por su cuenta y dejar la nave para otro productor», concluyó García.

El objetivo último que persigue este proyecto pionero en Asturias es favorecer la producción de leche -en este caso de cabra- en el municipio de Amieva para «cerrar el ciclo» de elaboración de queso de Beyos, generar empleo entre los jóvenes y fijar población. Un ciclo para el que el Ayuntamiento ya ha incluido otros elementos como el taller de quesos emplazado en Carbes, donde se formaron varias vecinas a lo largo del curso pasado, así como un centro de empresas en Sebarga para dar cabida a aquellas pequeñas industrias agroalimentarias que deseen asentarse en el municipio.

Sobre el semillero, el primer edil informaba de que el proyecto estará finalizado este mes e incluirá cinco habitáculos de 155 metros cuadrados, además de otros espacios comunes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responde correctamente para comprobar que eres una persona: *