Petacones se consolida en el mercado de lácteos producto terminado

La marca del Queso Petacones se ha posicionado tan bien en la mente de los salvadoreños que residen en el exterior, que actualmente el 30 por ciento de la producción de la planta se exporta a diferentes mercados.

Estados Unidos, Centroamérica, Canadá y Australia son los mercados en donde esta marca salvadoreña suena fuerte desde hace un buen rato.

En Estados Unidos la marca Petacones ingresa desde antes de la firma del Tratado de Libre Comercio (TLC) con ese país del norte, debido a que logró superar las exigencias sanitarias de la Administración Federal de Alimentos y Medicamentos (FDA, siglas en inglés) y de la Oficina de Protección de Aduanas y Fronteras (CBP).

El queso clásico es el que mayor demanda registra en el mercado nostálgico.

Según la gerente de Operaciones de la fábrica, María Teresa Pineda, la producción se distribuye en un 70 por ciento en El Salvador y el otro 30 por ciento es comercializado en el exterior, principalmente entre los hermanos lejanos, que tienen especial interés por el sabor y la nostalgia que representa, sobre todo el queso clásico.

La participación de mercado que la empresa posee en el país es considerada “muy buena” por el gerente general de la compañía, Federico Colorado, quien sustenta su argumento en el hecho de que se trata de un sector altamente competitivo.

La planta ubicada en en cantón Santa Cruz Porrillo, en el paracentral departamento de San Vicente, sobre la Carretera del Litoral, procesa a diario 48 mil botellas de leche fresca, de las cuales produce más de 6 mil 700 kilos de productos lácteos, distribuidos en más de 29 derivados.

La empresa proporciona empleo directo a más de 220 personas, de las cuales 120 trabajan en el procesamiento de la variedad de quesos, requesón y crema en diferentes presentaciones, considerados sus productos estrella.

Adicionalmente, la firma genera cientos de empleos indirectos, pues compra leche a 35 fincas ganaderas de la zona paracentral, occidental y oriental.

En la compañía sobresale la elaboración de alrededor de 33 marquetas diarias de queso de diferentes tipos, de las cuales se obtienen entre 700 y 800 porciones de 200 gramos.

La producción diaria de crema oscila entre 600 y 700 litros, mientras que de requesón se obtienen alrededor de 1,800 unidades, confirmó la Gerente de Operaciones.

La planta también produce cuajada, sorbetes, dips y otros derivados lácteos con un estricto control de calidad e higiene.

Sergio Alfaro, encargado del área de producción, con 15 años de trabajar en la empresa, ha visto un progreso muy significativo en elaboración de productos, ventas y modernización de la infraestructura de Petacones, que espera mejore cada día en beneficio de la compañía y sus empleados.

PROCESO DE PRODUCCIÓN

En Petacones, el día comienza con la compra de 48 mil botellas de leche diarias en 35 fincas ganaderas del país. El fluido es recogido en pipas debidamente acondicionadas para ello, que lo trasladan a la planta, donde es cuidadosamente examinado en el laboratorio, para asegurarse de que no está contaminado con alguna bacteria.

El encargado del laboratorio, Medardo Antonio Montes, comentó que uno de los problemas del que más se cuidan y que mayor atención requiere es el cambio de temperatura, pues de no controlarse debidamente puede echar a perder el blanquecino líquido.

Luego de dicho chequeo a la leche, se le agrega cuajo para después sacarla y meterla en los moldes, de donde se obtiene el queso en peso bruto, explicó.

En las bodegas de cuarto frío se mantienen las marquetas de queso para luego cortarlas y empacarlas.

Posteriormente, los paquetes de lácteos se trasladan a otra bodega, siempre a bajas temperaturas, donde se preserva para llevarlos al mercado.

La producción se reparte en un 60 por ciento de queso duro, cinco por ciento es producto pastoso y 35 por ciento es queso líquido o suave, explicó Montes.

La leche de vaca no era tan demandada en 1939, por lo que los ganaderos debían convertir en queso la leche, para evitar pérdidas. Por esa época, Luis Torres, fundador de la empresa, agregó achiote a su queso duro blando y lo bautizó con la marca Petacones, el nombre de su granja.

Petacón se le llama a una flor amarilla, similar a la margarita, pero en miniatura.

PREMIO A LA EXCELENCIA

Este miércoles, Queso Petacones recibirá el premio ASI 2007-2008 debido a su trayectoria y el buen nombre que ha sabido forjarse en las últimas décadas.

Federico Colorado, quien también es presidente de la Asociación Nacional de la Empresa Privada (ANEP), destaca que una de las razones del reconocimiento que le entregará la Asociación Salvadoreña de Industriales (ASI) es la trayectoria de la firma en el mercado salvadoreño y más allá de nuestras fronteras.

“La empresa cumple 73 años de trabajar por el progreso del país, recorrido que ha complacido a todos sus antiguos y nuevos clientes por la calidad del producto que inició mi abuelo Luis Torres”, destacó el empresario.

Respecto al reconocimiento que la compañía recibirá el próximo 2 de abril, Colorado resaltó que “estamos muy emocionados. Este premio nos hace seguir poniendo manos a la obra para ofrecer lo mejor cada día a la población”.Operarios de la planta empacan las marquetas de queso Petacones clásico, que luego es embodegado en cuartos fríos para después partirlo y empacarlo al vacío. Luego se envía a la sala de ventas de la colonia Costa Rica, a los diferentes supermercados del país y a los distribuidores en el extranjero.

El Diario de Hoy – El Salvador 03/2008

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responde correctamente para comprobar que eres una persona: *