Oriente es la puerta de contrabandistas

Carlos Segovia
Viernes, 14 de Diciembre de 2007
» Son más de 600 mil dólares los que la PNC ha decomisado en todo el país en lo que va de 2007

El principal teatro de batalla de la policía en cuanto al contrabando de lácteos es el oriente del país. Ayer, una vez más quedó demostrado luego que las autoridades decomisaran 100 marquetas de queso proveniente de Nicaragua.

El producto, valorado en unos 25 mil dólares según la policía, fue incautado en el cantón Mojones de Santa Rosa de Lima, La Unión, entre el municipio santarroseño y El Sauce.

El queso era transportado a bordo del camión placas C108-861, tripulado por dos personas que huyeron de la zona.

La incautación se registró a las 4:10 de la madrugada, tras varios meses de estar dando seguimiento a una red de contrabandistas de lácteos que opera en la zona, según lo detalló el subinspector Mariano Serpas, jefe del Equipo de Reacción Especial (ERE) de la División de Finanzas.

“Teníamos varios meses dando seguimiento a esta red y ahora (por ayer) logramos dar el golpe al decomisarles 100 marquetas de queso no apto para consumo, pero que venía para ser comercializado a bajo precio en el país”.

El oficial agregó que tras interceptar el camión, los tripulantes intentaron darle fuego y luego escaparon (ver nota aparte).

Sin embargo, la incautación de ayer es sólo parte de lo que a diario pasa de contrabando por los más de 35 pasos ciegos que hay la zona oriental del país, especialmente en La Unión.

El registro de la División de Finanzas detalla que, en lo que va del año, han decomisado alrededor de 600 mil dólares en producto lácteo. La mayor parte en los pasos ciegos de los municipios de Pasaquina, El Sauce y Anamorós.

“Hemos decomisado en todo el país unas dos mil marquetas de queso valoradas en más de 200 mil dólares, eso en lo que va del año”, dijo Serpas.

Pese a la “buena cantidad” de decomisos, el oficial dijo que no hay capturas de personas vinculadas al contrabando de lácteos.

La razón, según lo dijo, es porque en todos los casos, los tripulantes de los camiones que transportan el producto huyen al notar la presencia policial y dejan abandonados tanto el cargamento como los vehículos.

“A los contrabandistas no les importa dejar un camión tirado, para ellos eso no cuesta nada”, dijo el jefe del ERE.

Uno de los sectores afectados en el oriente del país por el contrabando de lácteos es el ganadero, quienes semanas atrás expresaron a través de El Diario de Hoy que las pérdidas que han afrontado en el año son de hasta dos millones de dólares mensuales.

Eso implica que en 2007 los ganaderos dejaron de percibir unos 20 millones de dólares, pues mensualmente entran al país unos 200 mil kilos de producto procedente de los países vecinos, de manera ilegal.

Javier Reyes, presidente de la Asociación de Ganaderos de El Salvador (AGES), dijo que “el precio de una libra de queso de Honduras o Nicaragua, que ingresa de manera ilegal, cuesta alrededor de $1.50, mientras que en el país cuesta el doble, dado los costos de operatividad”, lo que se traduce en competencia desleal.

HAY VARIAS REDES

Para las autoridades, el mover las cantidades de lácteo que acostumbran los contrabandistas o el dejar abandonados vehículos y cargamentos de lácteos no es algo simple, pues todo los que los contrabandistas hacen está previamente organizado.

Es en esa parte donde entra la organización de las “redes” del contrabando, las cuales, según las autoridades, son varias, aunque no precisaron oficialmente de cuantas bandas estarían operando en la zona de oriente.

“No puedo decirle de cuántas bandas de contrabandistas estamos hablando, pero sí le puedo asegurar que son varias y que mueven grandes cantidades de lácteos de Nicaragua”, dijo Serpas.

Extraoficialmente, un miembro de Finanzas que pidió el anonimato manifestó que en La Unión operan “al menos cuatro redes que son lideradas por gente que tiene comercios fuertes y que en la policía sabemos quienes son, pero siguen libres”.

Agregó que los nexos de los contrabandistas nacionales son, en su mayoría, con plantas nicaragüenses que no reúnen las condiciones de salubridad y que por ende no están autorizadas siquiera en su país para la fabricación de los quesos u otros derivados.

Debido a la insalubridad de los productos decomisados y a que son perecederos, todos los quesos que son incautados son posteriormente destruidos por las autoridades de aduanas, aseguró la policía.

JURISDICCIÓN

“El queso decomisado se pone a la orden del juez de la jurisdicción correspondiente, posteriormente este se traslada a las instalaciones de aduana en cantón El Papalón (San Miguel), donde elaboramos un acta de remisión con la cantidad de queso decomisado”, dijo Serpas.

Añadió que el producto se almacena por cierto tiempo para luego ser destruido por la contaminación que causa al ser perecedero y no salubre.

Serpas dijo que” lastimosamente el queso decomisado no se puede donar o regalar a entidades que lo necesitan debido a que no reúne las condiciones para poder ser consumido por seres humanos”.


19/12/2007El Diario de Hoy – El Salvador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responde correctamente para comprobar que eres una persona: *