Normas de identificación electrónica de ovino y caprino

La Consejería de Agricultura y representantes del sector ganadero se han reunido en Sevilla para estudiar el nuevo sistema de identificación del sector ovino/caprino y las normas que deben seguirse para su correcta implantación, convirtiéndolo en un sistema ágil y eficaz. La puesta en marcha de este sistema de identificación animal es obligatoria por la Unión Europea e imprescindible para el cumplimiento de la condicionalidad y por tanto el cobro de las ayudas directas, entre otros.

En el encuentro, presidido por la directora general de la Producción Agraria, Judith Anda Ugarte, se ha acordado con el sector cierta flexibilidad a al hora de establecer este sistema para adecuarlo al modelo de producción andaluz. En este orden de cosas, cabe destacar que la cabaña ganadera está integrada por más de 18.000 explotaciones de ovino y 8.000 de caprino, con más de 3,2 millones y un millón de cabezas de animales, respectivamente.

En este sentido, se ha acordado desvincular la vacuna de brucelosis de este proceso identificativo, permitiendo así realizar ambas actuaciones en el momento más adecuado. De esta forma la identificación tendrá lugar a los 6 meses y a los 9 meses de edad en extensivo y siempre antes de abandonar la explotación de nacimiento.

Igualmente, la responsable de la Dirección General competente ha informado al sector sobre la realización de un plan de monitorización de este sistema con el fin de realizar un seguimiento de su funcionamiento. También ha recordado que este método identificativo no tiene coste alguno para el ganadero y su implantación se realizará a través de las Asociaciones de Defensa Sanitarias Ganaderas, que contarán con subvenciones de la Administración para realizar esta acción.

Actualmente, todos los ovinos y caprinos reproductores, nacidos a partir del 9 de julio de 2005, deben identificarse con un bolo ruminal que distingue a cada animal del resto electrónicamente junto con el crotal auricular de la oreja derecha, según se establece en el Real Decreto 947/2005.

Este método es imprescindible, entre otros aspectos, para el movimiento de animales y la lucha contra enfermedades, además del cumplimiento de la condicionalidad y del cobro de las ayudas directas, como se ha indicado anteriormente. Además este sistema será un instrumento de trazabilidad de las producciones ganaderas garantizando aun más la seguridad alimentaria a los consumidores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responde correctamente para comprobar que eres una persona: *