Los ingresos de los agricultores europeos crecerán un 12,8% hasta 2012

Así lo señala un informe de la Comisión Europea sobre las perspectivas agrícolas en el período 2005-2012. El grueso de la subida será para los productores de los nuevos estados miembros, que ganarán un 50,3% más por el apenas 6% de la UE-15.
Madrid. 10/02/2006
Inmaculada Moltó Berenguer

Las perspectivas para los cereales, carne y leche son relativamente favorables para los próximos años, en los que los ingresos de los agricultores de los nuevos países miembros subirán gracias a su integración en la UE, mientras que los mercados mundiales presentarán una demanda creciente de estos productos, según señala el estudio “Perspectivas para los mercados agrícolas e ingresos 2005-2012”, hecho público ayer por la Comisión Europea pero que no tiene en cuenta los resultados de la cumbre de Hong Kong y el acuerdo de los Veinticinco en lo referente a los presupuestos de la UE de 2007 a 2013.

El informe señala unas buenas perspectivas de incremento de la renta agraria –en términos reales y por unidad de trabajo-, que se elevará en 2012 un 12,8 por ciento en el conjunto de la UE con respecto al año 2003, antes de la ampliación. Esto se elevará al 50,3 por ciento para los agricultores de los diez nuevos estados, que se han beneficiado de la puesta en marcha de la PAC, la integración en el mercado único y los fondos europeos.

Este crecimiento ya comenzó durante la pasada década, indica el estudio, ya que estos estados se beneficiaron de una alta integración en los mercados europeos a través de acuerdos preferenciales. Así, el 65 por ciento de sus exportaciones y el 69 por ciento de sus importaciones eran con la UE.

En cuanto a las perspectivas para los sectores europeos que abarca el estudio -cereales, carne, aceite y productos lácteos-, son relativamente positivas en general. En cereales, tras la recuperación de la producción en 2004 hasta los 286,8 millones de tn y la caída de 2005 por la sequía a algo más de 250 millones de tn, se espera que continúe su crecimiento a medio plazo, pero no alcanzará la cifra récord de 2004, quedando en 271 millones de tn en 2012.

También son positivas las perspectivas para el aceite, gracias a una mayor productividad y a las condiciones favorables de los mercados mundiales, aunque a pesar de ello la UE seguirá siendo un importador nato como hasta ahora.

Para la carne de ternera se espera un moderado crecimiento del consumo a corto plazo, que ya comenzó en 2003 tras años cayendo debido a crisis como las “vacas locas”. Esta tendencia no irá acompañada de una mayor producción europea (que se situará en 7,7 millones de toneladas en 2012) debido a la reducción de la ganadería comunitaria y al impacto del “pago único”. De ello se beneficiarán especialmente los exportadores de los países sudamericanos.

Por su parte, la carne de cerdo y de ave verán crecer su producción y su consumo, mientras que se mantendrá estable el ovino-caprino (2,8 kg por persona), en parte por el desacoplamiento de las ayudas, según el estudio que no tiene en cuenta los posibles efectos en el consumo de la gripe aviar.

En general, el consumo de carne se incrementará de 87,1 kilogramos por persona en 2005 a 88,9 kilos en 2012. La mitad será carne de cerdo y el 27,67 por ciento de ave de corral.

La producción de leche subirá hasta los 145,5 millones de toneladas en 2012, mientras que de sus derivados será el queso el que se beneficie, mientras que disminuirá la producción de mantequilla.

En cuanto a las perspectivas para los mercados mundiales, el informe resalta que habrá una demanda creciente de estos alimentos, especialmente en cereales, carne y leche –estos dos últimos gracias a la mayor demanda en Asia y Sudamérica-, mientras que la estabilidad predominará en el mercado mundial de aceite.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responde correctamente para comprobar que eres una persona: *