Los ganaderos piden el cese de la vacunación contra la lengua azul en el bovino ante decenas de muertes

Ciudad Rodrigo (Salamanca).-  La asociación de Ganaderos 19 de Abril ha exigido hoy a la Junta de Castilla y León la paralización del proceso de vacunación contra la lengua azul en la cabaña de vacuno ante el aumento de becerros y vacas muertas desde que se empezara a aplicar esta medida a principios de año.

Según un comunicado hecho público por esta asociación, tras una reunión que han mantenido con los responsables de los servicios de Agricultura y Ganadería de la Junta esta misma mañana, podría existir una relación entre la vacuna y el alto índice de mortandad de becerros y vacas, motivo por el que han solicitado que se pare la vacunación en los 150.000 animales que aún no restan.

 

Se da la circunstancia de que una gran parte de los ganaderos afectados se dedican al sector de bravo.

El presidente de la Asociación 19 de Abril, Juan Luis Martín Sevillano, ha explicado hoy a EFE que “en el sector de lidia hay contabilizadas ya más de 400 animales muertes, entre becerros y vacas”.

Es el caso de Manuel Santos, responsable de la ganadería de lidia “Herederos de Manuel Santos Alcalde” de Ciudad Rodrigo, al que ya se le han muerto una quincena de becerros recién nacidos y tres vacas.

“Lo que ocurre es que la vacuna debilita mucho a las vacas y, además, la leche que tienen que beber los becerros no les vale y se mueren”, ha explicado hoy a EFE Manuel Santos.

Moisés Fraile, de la ganadería de lidia de El Pilar, en la provincia de Salamanca, ha explicado que, tras la vacunación, “ya se nos han muerto quince becerros”.

En el sector de lidia salmantino ya han comunicado que se le han muerto animales a una treintena de ganaderos, que ya han transmitido a la consejería de Agricultura y Ganadería de la Junta de Castilla y León su preocupación por lo que está sucediendo.

Técnicos de la Consejería se están desplazando hasta las explotaciones afectados con el objetivo de recoger muestras y practicar los análisis pertinentes, con el fin de determinar si existe relación entre la vacunación y las muertes de animales.

El principal síntoma es que los animales se quedan muy bajos de defensas tras recibir la vacuna, motivo por el que se adelantan los partos, casi no dan leche.

En el caso del sector del ovino, muchos ganaderos han denunciado en los últimos dos años, desde que comenzara la vacuna contra la lengua azul, el alto índice de mortandad en los rebaños, ya que las ovejas se quedaban muy débiles, abortaban y en muchos casos se morían.

El caso más significativo es el de Francisco Sánchez, ganadero salmantino de ovino en la localidad de Tenebrón, al se le han muerto 1.300 ovejas desde que comenzara la vacunación contra la lengua azul en junio de 2006.

En el caso del ovino, el director general de Producción Agropecuaria de la Junta de Castilla y León, Baudilio Fernández-Mardomingo, ha manifestado en varias ocasiones que no existe relación entre la muerte de las ovejas y la vacuna contra la lengua azul, aunque habilitarán partidas económicas para los ganaderos afectados por el alto índice de mortandad.

En la provincia de Salamanca se está organizando una reunión, que se celebraría esta misma semana, a la que asistirán todas las asociaciones de ovino y bovino salmantinas, con el fin de ponerse de acuerdo a la hora de tomar medias, según ha avanzado la asociación 19 de abril.

Enero-febrero 2009soitu.es – Madrid,Madrid,Spain

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responde correctamente para comprobar que eres una persona: *