Lecciones de pastoreo

Los vecinos recuerdan su pasado ganadero en el II Día de Exaltación del Pastor, una fiesta que va camino de consolidarse en la localidad

La localidad palentina de Villaumbrales ha instituido una fiesta para recordar la profesión del pastor, ese trabajo duro y solitario que se extingue poco a poco, al igual que muchas de las actividades profesionales del mundo rural.

Para evitar que la ocupación de pastor acabe definitivamente en el olvido, el Centro de Iniciativas y Turismo (CIT) de Palencia ha instituido el Día de Exaltación del Pastor, que ayer cumplió su segunda edición y que va camino de consolidarse como una de las citas de la primavera para que los nostálgicos y curiosos rememoren las viejas tradiciones de la recogida del ganado ovino, el esquileo y el ordeño, sin olvidar los aromas gastronómicos de una caldereta bien condimentada. Todo eso se ofrece al visitante en esta fiesta, en la que además Villaumbrales puede recordar su vinculación con la ganadería y sus derivados, de la que actualmente viven varias familias de la localidad.

La alcaldesa de Villaumbrales y presidenta del Patronato de Turismo de la Diputación, Inmaculada Rojo, no quiere que los vecinos olviden la función económica que ha jugado el ganado lanar en el desarrollo de la comarca y la importancia que tiene recobrar unas tradiciones que permiten transmitir a las nuevas generaciones cómo era el pastoreo tradicional.

El II Día de Exaltación del Pastor se inició ayer bajo la lluvia, pero el agua no restó interés a la celebración. La degustación típica de orujo y pastas y el pregón del locutor Julio César Izquierdo dio paso a un homenaje a las labores de pastoreo, una auténtica lección de recogida y buen trato al ganado ovino que protagonizaron Chuchi Larrazábal y Eusebio Bengoechea, miembros de la Agrupación del País Vasco de Competición de Perro Pastor.
Lecciones de pastoreo
Los ganaderos de Villaumbrales también jugaron su papel protagonista en esta fiesta, al colaborar en las demostraciones de recogida del ganado con perros. Y como era de esperar, tampoco faltó una degustación de la tradicional caldereta del pastor, preparada por los componentes del Centro de Iniciativas Turísticas de Velilla del Río Carrión.

Para la tarde también estaban previstas actividades festivas con juegos autóctonos y música tradicional, y vinculadas a la situación meteorológica, al igual que la misma profesión del pastor, siempre mirando al cielo para proteger sus rebaños.

Demostración de recogida de ganado ovino, ayer, en Villaumbrales. / MANUEL BRÁGIMO-EFE

El Norte de Castilla – Castilla y León,Spain 05 / 2008

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responde correctamente para comprobar que eres una persona: *