Le sacan agua a las piedras

Empezaron con un negocio de venta de quesos, en 2006 fueron merecedores del Premio Banamex a la Microempresa en la categoría de consolidación urbana pues La Casita es una tienda que vende 15 mil productos diferentes

Paola Morales M./ELUNIVERSAL.com.mx
El Universal

Jueves 18 de enero de 2007

Olivia Zamora (39 años) es la dueña de un mini súper único en el Estado de México, donde además de lo que uno espera de una “tiendita” también es cremería, farmacia, súper cocina, máquinas de juegos para niños, máquina de jugo de naranja al minuto, máquina de café, bolillos, hasta productos que la misma Olivia prepara.

Todo empezó cuando su esposo, Isaí García (57 años), y ella, se dieron cuenta que con sus respectivos empleos no les alcanzaba para nada. Entonces, él le sugirió que pusieran un negocio. Pidieron 5 mil pesos prestados: armaron un puesto metálico, compraron un tanque de gas, una parrilla y materia prima para preparar parrilladas.

Con ese negocito estuvieron cerca de cinco años, lapso en el cual los vecinos iban a su casa para pedirles que les vendieran queso. Olivia se dio cuenta de las necesidades de la colonia, entonces abrieron a la par una quesería.

Para montar el nuevo negocio, invirtieron 500 pesos en una tabla y unos plásticos. Ya para entonces la parrillada les había dado lo suficiente para comprar un departamento y Olivia estaba embarazada de su segundo hijo, así que decidieron dedicarse sólo a la quesería: “Cuando abrimos la quesería, el primer día vendí como mil 200 pesos de puro queso.

“Este negocio lo hicieron prácticamente los clientes porque poco a poco nos fueron demandando nuevos productos”. Primero refrescos, luego pan y así poco a poco hasta llegar a lo que ahora son.

De esta forma nació hace 11 años La Casita, primero en el pequeño local de una casa que compraron luego de su primer departamento. Hoy, ocupa toda la planta baja de lo que fuera su casa, mientras que los García Zamora se mudaron al piso de arriba.

Olivia explica que el crecimiento ha sido muy difícil, gracias a créditos y que han estado amenazados por la apertura de grandes cadenas, sin embargo han logrado salir adelante.

Cuenta que su primer crédito fue de 10 mil pesos, que han estado durante cuatro años con la microfinanciera FinComún, la cual les ha dado cuatro créditos. Están pagando el último que fue por 80 mil pesos hace cuatro meses y deben pagarlo en un año y medio.

La Casita emplea a cuatro personas de tiempo completo y cuenta con tres cajas para atender a los clientes: “No nos gusta que la gente se forme para pagar, así que al cliente que llega le cobramos inmediatamente. No es por nada, pero sí es una tienda diferente porque para nosotros lo más importante es el servicio.”

Hoy, cuentan 8 mil 500 productos a la venta y Olivia recuerda con gracia que en principio eran sólo 15 productos. En días malos venden unos 6 mil 500 pesos, pero en los buenos llegan a los 12 mil. Abren todos los días de 07:00 a 00:00 horas.

En 2006 fueron merecedores del Premio Banamex a la Microempresa en la categoría de consolidación urbana.

Olivia comenta que no tiene pensando abrir sucursales porque está convencida que lo mejor es que el”dueño” atienda su negocio, pero que lo que sí le gustaría es franquiciar su negocio.

Más información: 5890 1634 / krlozs@yahoo.com.mx

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responde correctamente para comprobar que eres una persona: *