Las lluvias incrementarían la presencia de parásitos en el ganado caprino del Chaco

Campo: Un estudio realizado por la cátedra de Parasitología y Enfermedades Parasitarias de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la UNNE, deja de manifiesto una alta presencia de endoparásitos en caprinos.

Un estudio realizado por la cátedra de Parasitología y Enfermedades Parasitarias de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la UNNE, deja de manifiesto una alta presencia de endoparásitos en caprinos en el Departamento Maipú de la provincia del Chaco. Esta situación provoca cuantiosas pérdidas al sector productivo de la zona.

La tarea llevada a cabo por los doctores José Álvarez, Ricardo Moriena y Jesica Viola Resconi, estableció que en los meses de junio y julio, la tendencia se acrecienta con respecto a la fecha de fines de verano y principio de otoño.

El resultado de carácter parcial mostró la prevalencia de algunos parásitos internos en la época de frío la cual tendría que estar relacionada con las altas precipitaciones que se dieron en dicha época.
Se tomaron muestras de materias fecales y el análisis arrojó como resultado un alto índice de endoparasitosis en los cabrunos de Tres Isletas, localidad de referencia del Departamento Maipú.

ANTECEDENTES
La explotación de caprinos es primitiva, tradicional con escasa o nula utilización tecnológica y deficiente manejo sanitario. Es así que las enfermedades parasitarias están dentro de las principales patologías causantes de las mayores pérdidas económicas en todos los sistemas productivos del mundo, y por ende del Chaco, establecieron los investigadores.

A medida que se intensifican los sistemas productivos se crean condiciones favorables para el desarrollo del parasitismo, de allí la importancia del conocimiento de la problemática parasitaria y su epizootiología. En el ganado caprino en sí, el mismo se presentan como un complejo parasitario que afectan a las distintas categorías de producción, sin distinción de sexos ni razas.

El ciclo completo dura entre tres y cuatro semanas, teniendo variaciones de acuerdo a la época del año y la zona. Por esa razón, es necesario el conocimiento del comportamiento epizootiológico anual para luego ensayar estrategias de control, (es decir las enfermedades que arremeten a una o varias especies de animales, por una causa general y transitoria).

La reseña y los síntomas acercan al diagnóstico, el que es confirmado por un examen coproparasitológico, estudio que evidencia justamente, la presencia de los huevos de parásitos en la materia fecal. Existen en el país y en otras partes del mundo algunos trabajos que mencionan la coprología en caprinos como alternativa de diagnóstico y su utilización para la planificación de tratamientos.

Tal es así que en la misma región se desarrollaron investigaciones destinadas a la mejora de lo índices económicos-productivos de la Asociación de Productores Caprinos del Departamento Maipú.

MATERIALES Y MÉTODOS
Durante el trabajo de investigación, se obtuvieron aproximadamente las muestras de materia fecal del 10 por ciento del total de la majada. La misma se realizó directamente del recto de la población caprina de distintas edades, sexo y raza.

El material obtenido se colocó en bolsas de polietileno, identificadas individualmente, acompañadas con sus protocolos correspondientes. Luego, fueron remitidas al laboratorio de la cátedra de ?Enfermedades Parasitarias?; para su procesamiento, en conservadoras con refrigerantes.

Los resultados se registraron en planillas ad hoc para su interpretación. Dichos muestreos, se realizaron en los meses de marzo, junio y julio de 2005, y para tal fin, se realizaron distintos métodos de diagnósticos parasicológicos (parte de la biología que trata los parásitos).

Se utilizaron métodos coprológicos de carácter cualitativo y cuantitativo, (es decir estudios sobre los excrementos sólidos con diversos fines científicos). Con esas técnicas se pudo determinar el alto grado de presencias de parásitos (o gusanos) como “nematodos”, “cestodos” (Anoplocephalidae) y los “ooquiestes de coccidios”, eso en cuanto a la cada uno de los caracteres, naturales o adquiridos, que los distinguen.

En cuanto al método coprológico cuantitativo, se utilizó para saber la cantidad de huevos de gusanos nematodos (es decir aquellos que tienen aparato digestivo) de la Gastroenteritis Verminosa (GEV) presentes en un gramo de materia fecal .El método, es indicativo de la contaminación de huevos en las pasturas.

Técnicas de Identificación de Géneros: Realizaron una técnica de coprocultivo de larvas, cuyo éxito dependió de tres factores: la humedad adecuada; la temperatura apropiada y la oxigenación suficiente. Con esos factores, los investigadores buscaron lograr que los huevos de los parásitos evolucionen a larva que es la forma infestante del parásito. Tras la recuperación, se identificaron los géneros. Dicha técnica permitió apreciar los caracteres morfológicos y diferenciarla los nematodos de vida libre.

También los registros y datos climáticos de la zona provenientes del servicio metereológico municipal de la localidad de Tres Isletas (Chaco) y del INTA-Sáenz Peña, fueron determinante a la hora de la conclusión final.

LAS CONCLUSIONES
En los meses de Abril y Mayo las precipitaciones ascendieron a 300 milímetros, y con el descenso de temperatura en invierno, la presencia de endoparasitosis (parásito internos), aumento considerablemente en Junio en todas las categorías y en Julio, sobre todo en las categorías adultos y lactantes.

El resultado, de carácter parcial, permitió observar que la prevalencia de los citados parásitos fue menor en la fecha del muestreo del mes de Marzo, correspondiente a fines del verano y principio del otoño. Los investigadores aducen que la situación se puede dar por las pocas precipitaciones de los meses de Febrero y marzo y a las altas temperaturas que caracterizan dichas estaciones en la zona de estudio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responde correctamente para comprobar que eres una persona: *