Las cabras son el principal motivo de la deforestación de Mallorca

El decano del Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos Forestales en las Islas Baleares (COITF), Francisco Grimalt, ha aseverado en declaraciones a Efe que las cabras que hay en Mallorca son el principal motivo de la deforestación, pues su número oscila entre 20.000 y 35.000 ejemplares.

 

Grimalt ha indicado que este animal se encuentran sobre todo en la Sierra de Tramuntana y en la zona de Llevant, concretamente en Artà, por ser las zonas altas de la isla, y ha agregado que al comérselo todo no dejan que la masa forestal se regenere.

Según el decano, la solución es ‘eliminarlas’, ya que no juegan ‘ningún papel ecológico’, simplemente se han asilvestrado al quedar abandonadas por sus dueños que las criaban en el monte.

Las especies protegidas y endémicas ‘Tejo’ y ‘Arce’, ha proseguido, que tienen su hábitat en la Sierra de Tramuntana están amenazadas por dichos herbívoros.

Grimalt ha expresado que no se actúa sobre el problema porque la Conselleria de Medio Ambiente debería enfrentarse con cazadores y asociaciones de animales en lugar de olvidarse de la gestión de la especie y el problema de la deforestación, y ha agregado que plantando árboles ‘se queda muy bien’.

El decano ha explicado que no tiene ningún sentido la plantación de árboles sin solucionar el verdadero problema, que se solucionaría, a su juicio, con una ‘reducción drástica’ de las poblaciones de cabra asilvestrada.

En este sentido, ha añadido que su Colegio piensa a cien años vista, a diferencia de los políticos que lo hacen a cuatro.

Al abandonarse esta especie ha pasado de ser cabra doméstica a asilvestrada, un hecho que según Grimalt hace que todos los árboles de hasta dos metros sean devorados.

 

La población de cabras ha crecido muchísimo debido a que crían entre una y dos veces al año, a partir del año y medio, edad en la que empiezan a ser sexualmente activas, ha agregado.

El delegado ha dicho que la mitad de las 20.000 cabras existentes en la isla, como mínimo, son hembras, de las que al menos unas 8.000 son maduras sexualmente, por lo que en un solo año las 20.000 pasan fácilmente a 28.000, y así sucesivamente.

Además, ha continuado, las cabras presentan una tasa reproductiva más alta que de mortalidad, por lo que su número no deja de crecer.

Las zonas de Mallorca que presentan elevadas tasas de erosión y falta de estrato arbóreo, ha explicado Grimalt, son aquellas con elevada presencia de cabras.

Todo lo que se regenera vuelve a ser mordido y ‘el suelo parece lleno de bonsáis’, ya que nunca llegarán a ser árboles, pues primero comen los más pequeños.

El decano ha afirmado que la cabra se ha convertido en un trofeo de caza, lo que a su juicio no tiene mucho sentido porque existe un gran población.

En Ibiza y Menorca, ha subrayado Grimalt, no hay cabras, por lo que la naturaleza se regenera sola.

Terra España – Spain

04 / 2008

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responde correctamente para comprobar que eres una persona: *