Las ADS se reorientarán a enfermedades que no son objeto de erradicación oficial

Diario de Burgos / La mejora sanitaria es uno de los grandes retos a los que deben enfrentarse los sectores ovino y caprino, según puso de manifiesto ayer el director general de Producción Agropecuaria de la Junta, Baudilio Fernández Mardomingo, durante la inauguración del VIII Foro de Aranda que durante dos jornadas reúne a 102 técnicos de todo el país.

Fernández Mardomingo subrayó que las campañas de control oficial, como la brucelosis, mejoran los resultados año a año, pero informó que a partir de ahora habrá que centrarse en otras enfermedades que no son objeto de erradicación, como la agalaxia, las mamitis, las artitris y encefalitis caprina, la tubercolisis o el maedi/visna «buscando una sanidad mejor que nos haga más competitivos y mejores productores, enmarcado desde el punto de vista de calidad y seguridad alimentaria, que tiene que ser nuestro discurso».

En este sentido, avanzó que la Administración regional está produciendo una nueva norma de constitución de las Asociaciones de Defensa Sanitaria (ADS) que se enfoquen especialmente hacia las enfermedades de las que la Junta no se ocupa por no ser objeto de erradicación oficial. «La Administración no hace sino tutelar la lucha contra ellas y que a través de las ADS, en las que tenemos incluido práctivamente el 65-70% del censo de Castilla y León, se puedan conseguir unos estatus sanitarios mejores», explicó.

Asimismo, anunció que de cara a facilitar al ganadero los trámites burocrácticos y administrativos derivados de la nueva Política Agraria Común (PAC), que entre otras cosas ha introducido un nuevo y costoso sistema de identificación para garantizar la trazabilidad, en julio verán la luz dos nuevas normas autonómicas. Una referente al movimiento pecuario, que regule las guías y documentos de traslado, y otra sobre el libro de registro de explotaciones «que prentende refundir en uno solo todos los que teníamos hasta la fecha y añadir todos los que son exigibles desde el 1 de enero de 2006 relacionados con el paquete de higiene».

Baudilio Fernández Mardomingo, que subrayó que el foro oviono está consolidado y es un referente entre los técnicos del sector a nivel nacional, reconoció que la ganadería ovina se encuentra en un punto de inflexión porque los sistemas de explotación tradicional se están abandonando y los nuevos sistemas intensivos y los cambios hacia razas de mayor productividad ocupan cada vez mayores nichos. «Siempre ha tenido posibilidades de futuro pero está en cambio permanente adaptándose a las necesidades de mercado y a la mejora de competitividad», indicó.

APUESTA POR EL CAPRINO. Respecto al caprino, subrayó que esta legislatura el Gogierno autonómico ha apostado por un sector con posibilidades de futuro mayores que el ovino. «La demanda creciente de los productos tanto en forma de leche líquida como de queso, la introducción de razas cada vez más productivas y la selección y la mejora genética nos hacen apostar por un sector con clarísimas perspectivas de expansión», señaló.

Para el director general al margen de la mejora genética ,«el potencial de nuestras razas todavía no ha tocado techo ni muchísimo menos», y de la sanidad animal, el principal reto del sector ovino pasa por adaptarse a los nuevos tiempos diversificando por un lado los rebaños de producción de leche en régimen de explotación intensiva «que se localizarán en sitios concretos y determinados de la región» y por otra los grandes rebaños extensivos orientados a la producción de carne «para los que habrá que crear infraesctructuras, como cercados, para optimizar la mano de obra».

Fernández Mardomingo destacó que Castilla yleón produce más del 60% de la leche de ovino de España, y que es puntera a nivel mundial en la raza Assaf, tanto en censo como en selección y mejora genética. En cuanto a la producción cárnica, reconoció que la región produce muchos y buenos lechazos «pero tenemos todavía más potencial productivo y habría que profundizar en la comercialización».

LAS EXPLOTACIONES CONDICIONAN LAS RAZAS A ELEGIR.

Todas las razas ovinas son razas del futuro. Así de rotundo se mostró Luis Fernando de la Fuente, del Departamento de Producción Animal de la Facultad de Veterinaria de la Universidad de León, en la ponencia inaugural del foro titulada ‘La oveja del futuro’. En su opinión el quid de la cuestión estriba en analizar dónde va la explotación del futuro.

«Las razas no condicionan las explotaciones, es al contrario. Una vez que uno diseña una explotación se provee de la raza más adecuada para esa explotación. Todas las razas son las más rentables si encuentran la explotación adecuada», aseveró, asegurando que en España hay 17 millones de ovejas y ha sitio para todas las razas. «Caben todas, lo que hay que hacer es adecuar cada una a su especialidad productiva o su circunstancia», sentenció.

De la Fuente reconoció que la raza que produce mejor lechazo es la churra o que en explotaciones que se dedican solo a la producción de leche apuestan por razas como la Lacaune, la Assaf o incluso la Awasi, pero advirtió que no siempre la raza más productora quiere decir que sea las más rentable.

En este sentido indicó que muchas veces es mejor diversificar y computar todos los ingreso y no volcarse en una sola producción, «porque por ejemplo este año con la bajada del precio de la leche las explotaciones que se dedican solo a la producción de leche se ven más penalizadas que las que tienen una doble viabilidad de ingresos», manifestó, apuntando que por ejemplo en ganaderías que van a la producción de leche, como puede ser de churra-castellana, los lechazos suponen el 40% de los ingresos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responde correctamente para comprobar que eres una persona: *