La oveja ibicenca

El departamento de genética de la Universidad de Córdoba ha efectuado un análisis de ADN de las ovejas ibicencas que demuestra que se trata de una raza definida, aunque continúa en peligro de extinción

La oveja ibicenca es una de las razas autóctonas españolas que muestra una mayor diferenciación genética. Ésta es una de las principales conclusiones conseguidas tras el análisis comparativo de ADN de la oveja ibicenca con otras razas españolas, según explicó ayer en Eivissa Juan Vicente Delgado Bermejo, investigador y profesor titular del departamento de genética de la Universidad de Córdoba. El estudio utilizó marcadores moleculares contrastados por la Sociedad de Genética Internacional y la FAO (Fondo de Agricultura de Naciones Unidas).

«Tas la caracterización genética, se ha visto que la ibicenca es la oveja balear más diferenciada y constituye una raza bien definida», explicó Delgado. El estudio comparativo se efectuó utilizando muestras de razas como la merina autóctona española y la precoz francesa, la churra y las razas canarias, hasta totalizar once variedades genéticas. «La de Eivissa mantiene unos niveles de variabilidad genética muy interesantes y aunque está en peligro de extinción, vemos que hay posibilidades de su recuperación, especialmente si en función de estos resultados se aplican programas correctos de conservación», explica el experto.

2007-03-02_IMG_2007-02-23_23.35.07__52-DIB-22022007
Delgado mantuvo ayer en la isla una reunión con los ganaderos ibicencos que explotan la oveja autóctona y antes lo hizo con los menorquines y mallorquines, a los que explicó también los resultados de un estudio similar basado en los indicadores de ADN.
Para llevar a cabo esta conservación será preciso iniciar una gestión genética adecuada. «Habrá que controlar el incremento de la consanguinidad, que es el principal problema con el que nos encontramos con una raza con pequeños efectivos, y se deberán planificar medidas de conservación sobre el terreno como la congelación de semen y embriones», explicó Delgado.
El profesor recalca la necesidad de plantear el apareamiento circular, es decir, con el desplazamiento de los machos entre los distintos núcleos que todavía perviven para aumentar el tamaño efectivo de la población. «En suma, deberá desarrollarse un programa hasta que se consiga multiplicar los efectivos, hasta lograr conservar la raza para el desarrollo sostenible rural de las Pitiüses», remarcó el especialista.
«El sector primario sólo tiene la salida de la diferenciación porque no se puede pensar en competir con precios con productores de fuera de las islas. El turista debe poder tener la ocasión de probar los productos autóctonos que conforman un valor añadido y hacen que el sector primario pueda ser competitivo en calidad», explicó Delgado. Este experto se mostró optimista ante la consecución de estos productos diferenciados en el futuro especialmente después de conocer los resultados del análisis genético y si se aplican los programas recomendados.

EIVISSA | A. PEDRO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responde correctamente para comprobar que eres una persona: *