La metamorfosis de la pobre oveja peluda

La oveja Victa pasó tres años sin que le corten el pelo, hasta que un grupo de vecinos de Melbourne la encontró en el jardín de una casa.

El animal fue rescatado por los inspectores, que determinaron que no la habían esquilado durante años y que su pelaje pesaba cinco veces más que su cuerpo.

La supervisora dijo: “Su lana era muy pesada. No podía moverse demasiado y se cansaba muy rápido”.

“No podía comer porque le costaba mover su cabeza para arriba y para abajo”, sostuvo la especialista.

En las últimas horas, Victa pasó por las manos de un experto que le cortó el pelo. “Se siente mucho mejor ahora”, sostuvo.

La falta de compañía también le afectó. “Este tipo de animales necesita estar acompañado y se ponen muy ansiosos si no lo están”, añadió la fuente.

0172677B-2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responde correctamente para comprobar que eres una persona: *