La ganadería evita que se hundan los precios agrarios

A. MUÑOZ

CÓRDOBA. Era algo conocido y denunciado por organizaciones agrarias, como Asaja, pero ya tiene carácter oficial. El Ministerio de Agricultura acaba de publicar en el BOE los índices anuales de precios percibidos por los agricultores durante 2006 , que en general han descendido un 0,91 por ciento. Una caída leve, gracias en buena medida al comportamiento positivo de gran parte de la cabaña ganadera, que ha salvado la temporada. Porque en lo que toca a cultivos como los cítricos, el resto de frutas o las hortalizas, el año pasado no pudo ser más negro.

La ganadería evita que se hundan los precios agrariosCaídas medidas

Según el indicador del Ministerio, que se aplica en todo el territorio para la actualización de los arrendamientos rústicos, los cítricos fueron los más perjudicados con un promedio de descenso superior al 27 por ciento en origen respecto a 2005, seguido a gran distancia por las hortalizas (cayeron un 11,36 por ciento) y las frutas, que se desplomaron un 9,28 por ciento.

El aceite, sin embargo, no notó los vaivenes, ya que mejoró los ingresos de los productores en un 9,23 por ciento de media.

El vino también siguió esa tendencia general descendente (un 2,35 por ciento), mientras que para los tubérculos fue el año dorado, ya que subieron, respecto al ejercicio anterior, más de un 52 por ciento.

El «colchón» ganadero

El sector ganadero fue el que soportó mejor los vientos en contra que azotaron el año pasado al campo.

Salvo casos excepcionales, la gran mayoría de la cabaña cerró el ejercicio en positivo. Ése fue el caso del precio en origen del caprino para abasto que subió un 4,96 por ciento (no así para el ovino, que descendió casi un 6 por ciento). Lo mismo se puede decir del porcino para abasto, con un incremento del 7,27 por ciento; las aves, con el 8,75 por ciento o los huevos, que rondaron un incremento cercano al 10 por ciento respecto a 2005.

La leche, la lana y el caso mencionado del ovino fueron las excepciones, con pérdidas del 2, 4,28 y 5.96 por ciento, respectivamente.

Desde 2000, el producto que más se ha revalorizado en el mercado ha sido el aceite de oliva, con un 65,39 por ciento, seguido del tubérculo, con más de un 52 por ciento. En el extremo contrario se encuentra el vino, con un 38 por ciento de caída, y los cítricos, con un 20.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responde correctamente para comprobar que eres una persona: *