La extinción acecha al pastor y a la cabra

Investigadores de la UCO tratan de preservar dos razas caprinas y la labor del pastor.

El pastoreo, uno de los oficios más antiguos de la Humanidad, se encuentra en peligro de extinción. Su labor no tiene cabida en el siglo xxi. Para colmo, es probable que las cabras se extingan antes que el pastor. Y es que, debido al drástico descenso de los rebaños y los excesivos cruces de razas, las especies autóctonas están desapareciendo.

Por ello, un equipo multidisciplinar de la Universidad de Córdoba, liderado por el profesor Mariano Herrera, trata de salvar de la extinción a las razas de cabra blanca andaluza y la negra serrana. «Se ha abandonado su cría y hay que crear canales de mejora de estas razas». Por prevención, se han tomado patrones genéticos. Pero lo ideal y más efectivo sería dignificar la profesión del pastor. «Debemos por lo menos garantizar que tengan cobertura en el móvil cuando estén en el campo, pues no se hace nada por conservar la profesión», según Herrera. A su juicio, el pastor «es el precursor de los ecologistas». Si hay alguien a quien no le interesa ver el monte quemado y baldío es al pastor, puesto que sería el fin de su medio de subsistencia.

3 preguntas a…

Gabriel Mercado. Cabrero

1 ¿Tiene futuro ser cabrero? No, en absoluto. La gente nos rechaza y no quiere ver a las cabras ni en pintura. Protestan porque creen que las cabras hacen polvo el monte.

2 ¿Y no es así? Al contrario. Las cabras previenen los incendios forestales. Por donde pase una cabra no hay pastos ni matorrales que puedan dar lugar a un fuego.

3 ¿Qué otros problemas tenéis? Las vías pecuarias plantadas con olivos, valladas o con coches circulando. No podemos mover el ganado. Lo ideal sería que nos dejasen pastar con nuestros rebaños en los parques naturales.

20 minutos – Madrid,Spain 12/02/2007

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responde correctamente para comprobar que eres una persona: *