La cabra aborigen retorna a Canarias

Esther R. Medina

Visite nuestra tienda on line Caprashop , en ella encontrará material para quesería artesanal, kits para aprender hacer quesos de todo tipo , libros sobre quesos y ahora también libros sobre ovinos y caprinos

Spain_Canary_Islands_location_map_with_Spain

Santa Cruz de La Palma

E l último reducto de la cabra aborigen fue la Caldera de Taburiente, en La Palma. En la actualidad, esta especie sólo está presente en las Islas Desertas, en Madeira, concretamente en el islote de Bugío, a donde fue llevadas en el siglo XV.

La presidenta del Instituto Canario de Investigaciones Agrarias, Milagros Pérez León, se desplazó a Madeira el pasado mes de diciembre para establecer líneas de colaboración agraria con el archipiélago portugués. «El ICIA se ha interesado de manera formal por la recuperación de la cabra canaria prehispánica, que se conserva en las Islas Desertas y que son herederas del ganado caprino canario que fue llevado a Madeira en el siglo XV». Esta raza, explicó Pérez León, «es depositaria de un importante patrimonio genético».

Foto de ejemplares que se exponen en el Museo Canario de Las PalmasEl gobierno de Madeira, apuntó la responsable del ICIA, está estudiando la posibilidad de erradicar la cabra prehispánica canaria «dado que supone un peligro para la conservación de un ave marina (Pterodroma feae) que quieren preservar por encima de otros intereses». Las autoridades de Madeira han expresado «su abierta predisposición» al programa de actuación que ha diseñado el ICIA, bajo al supervisión de la Dirección del Parque Natural de Madeira, para la captura de ejemplares que posteriormente serían trasladados a Canarias para ser estudiados con el establecimiento, por descontado, de las correspondientes medidas de seguridad zoosanitarias», aseguró Pérez León.

La recuperación de este importante patrimonio genético, apuntó, «nos va a permitir su preservación de manera que se pueda estudiar y contar con su aplicación en el futuro».

De todas las especies ganaderas que tenían los aborígenes canarios, la caprina constituía la base de la economía en todas las islas, ya que proporcionaba carne, leche, pieles, huesos y cuernos para elaborar instrumentos y hasta productos medicinales como la manteca, según se recoge en un informe del ICIA. Por aquella época existían dos tipos de cabras, una doméstica o jaira y otra salvaje o guanil, cuyos últimos ejemplares desaparecieron en la década de los cincuenta del siglo XX de su reducto en la Caldera de Taburiente, en La Palma.

Este animal se caracterizaba por un perfil cóncavo, cuernos grandes con tendencia a la verticalidad y orejas pequeñas. Tenía extremidades de tamaño reducido pero robustas. El pelo era corto, con dos estratos que le ayudaban a soportar el frío.

 

Canarias 7 – Las Palmas de Gran Canaria,Canarias,Spain02/2008

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responde correctamente para comprobar que eres una persona: *