Investigan a jueces salvadoreños por contrabando de queso

El queso era traficado desde puerto Potosí en Nicaragua

La Fiscalía salvadoreña abrió un expediente contra jueces del oriente del país acusados de encubrir a una red de contrabandistas de queso, que traficaba con este producto desde el puerto Potosí, al occidente de Nicaragua.
El fiscal general, Félix Garrid, precisó que los nombres de los integrantes de la banda aparecen en una agenda del ingeniero agrónomo Abel Antonio Hernández, identificado como traficante y cabecilla del grupo. Agregó que ha pedido información relacionada con la actuación de algunos magistrados, incluyendo a los cuestionados.

Hernández fue capturado la semana pasada por contrabandear queso desde el puerto Potosí y por el pago de sobornos a cinco policías y a dos ex agentes de la División de Finanzas.

Durante un registro las autoridades encontraron documentos en los que se consignan desembolsos de dinero a tres jueces de Paz y un letrado de la cámara de lo Penal. Existen indicios de corrupción de autoridades, entre estas militares, judiciales y policiales apuntó el fiscal, quien no reveló los nombres de los investigados.

La policía comprobó que en la agenda estaban consignados pagos a jueces de distintas localidades salvadoreñas. Con este caso ya son 11 los jueces investigados. Otros siete funcionarios judiciales son controlados en la unidad de delitos contra la administración de justicia por sospechas de liberación de delincuentes y vínculos con pandilleros.

El Nuevo Diario – Nicaragua 5/07/2006

Reiteran vínculos de jueces y contrabando

Polémica: Los jueces aseguran que demandarán por difamación a la Policía

El ministro de Gobernación y el director general de la Policía Nacional Civil, René Figueroa y Rodrigo Ávila, reiteraron ayer la existencia de pruebas materiales y testimoniales que involucran a varios jueces con una banda de contrabandistas de queso.

Los jueces de paz de los municipios de Intipucá, La Unión; Chirilagua, San Miguel; y Jucuarán, de Usulután, rechazaron las acusaciones y advirtieron que demandarán a la corporación policial por el delito de difamación.

“Que asistan a las instancias que crean conveniente, nosotros vamos a continuar con nuestro proceso de capturar a los malos elementos de la sociedad y señalar por los delitos que cometen”, respondió Figueroa ante el reclamo de los administradores de justicia.

“Hay indicios y ellos deberán comprobar que no están involucrados”, sostuvo el funcionario, quien afirmó que continúan las investigaciones en torno al caso.

Ávila aseguró que existen indicios contra los jueces y demandó que respondan “por qué soltaron a los delincuentes, por qué les devolvieron el queso, que a toda lógica era contrabando”.

Según el jefe policial, el queso fue encontrado en una playa, lo cual era lógico que venía de contrabando. “No hay mucho que profundizar en este aspecto”, manifestó.

El director policial expresó que esas liberaciones que hicieron los jueces coinciden con las anotaciones del principal cabecilla de la banda, Abel Hernández Castillo. Ahí estaban los nombres de los jueces, con cifras que ascendían hasta los $2,500.

El fiscal general, Félix Safie, aseg

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responde correctamente para comprobar que eres una persona: *