Incompatible el Beyos de mezcla

Alegan que «no hay producción de leche de vaca en la zona de influencia y será difícil que llegue a haberla» Medio Rural desconoce cuánto tiempo se retrasará la IGP del queso tras los cambios en el pliego de condiciones

A. MORIYÓN / S. G. MALLADA/SAMES

El Ayuntamiento de Amieva y el Principado ven incompatible el Beyos de mezcla con la concesión de la denominación de origen

«Respeto la decisión de los elaboradores pero, en mi opinión, con la modalidad de queso de mezcla será aún más difícil que el Beyos pueda optar en un futuro a la denominación de origen». Con estas palabras, el alcalde de Amieva, Ángel García, manifestaba cierto desacuerdo con la decisión adoptada por los productores de Amieva y Ponga, que el pasado martes optaron por modificar el pliego de condiciones para la solicitud de la Identificación Geográfica Protegida (IGP).

El fin que persiguen los elaboradores es poder incluir en el documento no sólo el queso elaborado con leche pura -de vaca, cabra u oveja-, sino también el de mezcla -leche de vaca y de cabra-. El otro cambio plantea la posibilidad de comercializar piezas más tiernas, con doce días de maduración y no 21 como se establecía inicialmente. Así se lo hicieron llegar a la directora general de Agroalimentación, Tomasa Arce, en el transcurso de la reunión celebrada en las dependencias municipales de Sames.

Los productores son conscientes de que estas dos cuestiones retrasarán en gran medida la tramitación de la IGP, pero justifican su decisión por cuestiones de comercialización, ya que aseguran que los consumidores «reclaman tanto queso de mezcla como piezas tiernas».

Ahora, el alcalde del municipio de Amieva advierte de que, con la modalidad de mezcla, será «más difícil» alcanzar en el futuro la Denominación de Origen Protegida -una distinción a la que sólo optan los productos cuando están elaborados con materia prima del lugar de origen-. Si bien desde el Ayuntamiento se trabaja para instalar polígonos ganaderos para la producción de leche de cabra en el concejo, «en Amieva no hay cupos de leche de vaca y será muy complicado conseguir esta leche de origen».

En su opinión, tratar de asentar explotaciones de ganado vacuno en los concejos de Amieva, Ponga y el municipio leonés de Oseja de Sajambre precisaría de una inversión mucho más importante que en el caso de las cabras, para las que no sería preciso obtener cupos de leche. «Espero que cuando han decidido esto hayan hecho bien los cálculos», indicó García, quien tampoco se mostró muy satisfecho por el evidente retraso en la aplicación de la IGP.

El alcalde de Ponga, Manuel Antonio Yano, evitó hacer declaraciones al respecto y se limitó a señalar, en alusión a los productores y al Principado, que «si no han pedido la colaboración del Ayuntamiento de Ponga hasta el momento, no puedo hacer ninguna valoración ahora».

Complicado

La directora general de Agroalimentación, Tomasa Arce, ve improbable a medio plazo la concesión de denominación de origen para el Beyos. Esta etiqueta, explica, «tiene el problema de que la materia prima debe ser originaria de la zona y eso no se da en ninguna especie del queso. Estamos trabajando en la línea de fomentar la producción de leche de cabra originaria del lugar y, si se consigue, sí que se podría solicitar la denominación».

Más complicado ve que algún día esta protección se extienda al queso de los Beyos hecho con mezcla de tipos de leche: «En ninguno de los tres municipios hay producción de leche de vaca ni de oveja, ni tampoco es previsible que la haya».

Por otro lado, la decisión de los elaboradores del Beyos de introducir cambios en el pliego de condiciones ha sido acogida con resignación en el Principado. Tomasa Arce asume que «hablamos de una solicitud privada que hacen los queseros para conseguir la marca de calidad del producto. Desde la consejería estamos convencidos de que el pliego era mejor como se había planteado antes que como se plantea ahora, pero si es lo que los queseros quieren…».

Arce lamenta que «llevábamos mucho tiempo trabajando en esto y manteniendo reuniones con los queseros durante casi un año». En este sentido, añade, «lo que está hecho es aprovechable pues no ha habido renuncias a ninguno de los quesos de leche pura que figuran en el pliego de condiciones, pero ahora hay que tipificar también un queso de mezcla de leche de vaca y cabra».

Esto último «pasa por hacer toma de muestras, análisis y cata de distintas producciones y distintos lotes de fabricación para buscar características diferenciales de ese producto».

Protección transitoria

Una vez que el nuevo pliego de condiciones esté redactado, la Asociación de Promotores del Queso de los Beyos recién creada solicitará la IGP. La concesión de la identificación geográfica por la Unión Europea será lenta, pero los productores podrán acceder a una protección transitoria. «Sé que la fecha interesa y despierta curiosidad, pero no puedo decirla porque no la sabemos, ni tampoco sabemos cuántas catas ni cuándo tendremos que hacer del queso de mezcla», agregó la directora general.

En cuanto a la reducción del mínimo de días de maduración para que un queso más tierno opte a la IGP, Arce se limita a comentar que «las características sensoriales de los quesos se distinguen mejor cuando están más maduros, porque el tierno tiene algo menos de sabor».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responde correctamente para comprobar que eres una persona: *