Hay que beber tres vasos de leche al día y no se toma más de uno

La nutricionista Yolanda Sarasa asegura que los profesionales están alarmados por la disminución en la ingesta de lácteos

SERGIO EGUIA/BILBAO

«Hay que beber tres vasos de leche al día y no se toma más de uno»

ENTRE LÁCTEOS. Yolanda Sarasa, ayer en Bilbao. / PEDRO URRESTI

La nutricionista navarra Yolanda Sarasa asegura que, «entre los profesionales, hay una alarma por la disminución en la ingesta de lacteos. Es necesario beber tres vasos al día y no se toma más de uno. Y es imposible cubrir con otros alimentos todos los nutrientes que nos aporta la leche». Aunque la cantidad de leche a consumir varían ligeramente con la edad, todo el mundo debería tomar al menos dos raciones de productos lácteos. «Eso serían dos tazones de 200 mililitros, dos yogures o un vaso, un yogur y 40 gramos de queso». En los niños ayuda a su desarrollo; en los adultos, a mantener la masa muscular; y, en el caso de las mujeres con menopausia, debería aumentarse hasta cuatro vasos diarios.

Sarasa visitó ayer Bilbao para recordar la importancia de un consumo de leche continuado a lo largo de toda la vida. «Más de las mitad de lo mayores de 55 años sufre osteoporosis. Sus huesos no tienen suficiente calcio, son débiles y por eso sufren roturas”, comentaba por antes de dar una conferencia organizada por el Instituto Kaiku para la Salud. La experta advierte de que no vale hacer ‘trampas’ a la hora de beberse la leche. «Cambiarle el sabor con los cacaos que se toman en el desayuno está bien porque aportan mucha energía, pero tenemos que saber que le secuestran el calcio a la leche. Por eso, durante el resto del día, habrá que dar a los pequeños leche o derivados solos». Un consejo aplicable a los adultos, porque con el café pasa exactamente lo mismo.

«Una persona que no la toma no se va a morir, pero sus nutrientes -el calcio, las vitaminas D (necesaria para fijar el calcio a los huesos) y B, las proteínas (equiparables a las de la carne si se consume leche con cereales)- no podemos sacarlos de un derivado». Eso sí, tampoco hay que dejarse seducir por la publicidad. «¿Para qué gastar el dinero en leche con Omega 3, si podemos encontrarlo en el pescado azul?», indica la experta, que trabaja en la empresa de servicios alimentarios Nutrisa.

Lo mejor para alguien deportista y sano -y para los niños- es la leche entera, los que tienen el colesterol alto o sobrepeso pueden decantarse por la desnatada -«que tiene los mismos beneficios que la entera, pero sin grasa»-, y para quienes sufren de intolerancia o alergias hay preparados sin lactosa. «Los suplementos están bien en caso de que unos análisis indique un déficit y el médico los recomiende. Tomarlos porque nos da la gana no tiene mucho sentido. Hay que concienciarse frente a la publicidad que despista».

El Correo Digital (Vizcaya) España 5/5/2007

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responde correctamente para comprobar que eres una persona: *