GRANJA GANADERA CLANDESTINA

El Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil de Murcia ha desmantelado, durante el presente mes y en la denominada ‘Operación Crotal’, dos explotaciones de ganado ovino y caprino, situadas en Murcia y Las Torres de Cotillas, según fuentes policiales.

Así, en el transcurso de la operación, en la que colaboró personal de la Dirección General de Ganadería de la Comunidad Autónoma, fueron inmovilizadas un total de 1.200 cabezas, en su mayoría de ganado ovino, a las que se había arrancado el preceptivo crotal de identificación individual.

No obstante, el hecho de que los animales carecieran, además, de todo tipo de documentación colectiva y de que las granjas no dispusieran de las autorizaciones para su funcionamiento, hace que el origen de los animales sea incierto, si bien se cree que pudiera tratarse de ganado de desecho procedente de otra Comunidad. De igual modo, en las inmediaciones de una de las explotaciones fueron hallados varios crotales identificativos de otra provincia.

Desde el Seprona, se informó también que las irregularidades descubiertas en las granjas desmanteladas van desde el deplorable estado sanitario de los animales –que en un número considerable se encontraba enfermo e, incluso en algún caso, moribundo– hasta el inadecuado y escaso alimento hallado en una de las explotaciones, que consistía en un montón de pulpa de naranja.

En las instalaciones se descubrieron varios animales ya muertos y, en sus alrededores, numerosos cadáveres semienterrados; incluso, en una de las granjas, los animales fallecidos llegaban a ser empleados, previo arrancamiento de su piel, como alimento de varios perros de la explotación, según su propio responsable. El Seprona halló varias pieles de oveja en las cercanías del lugar.

Con motivo del complicado mercado de un ganado en las condiciones en las que fue hallado por la Guardia Civil, los investigadores creen que estaba destinado a su sacrificio y venta en la más absoluta clandestinidad, probablemente para el consumo de los sectores más deprimidos.

El Seprona ya sorprendió, en el transcurso de la que se denominó ‘Operación Matarife’ desarrollada en diciembre de 2005, a más de 30 inmigrantes de origen subsahariano eviscerando y troceando en el interior de un matadero clandestino, situado en el término municipal de Murcia, cadáveres de ganado ovino de similares características al ahora hallado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responde correctamente para comprobar que eres una persona: *