Frenar la «agonía» de los ganaderos manchegos

José Pérez Cuenca: «Hemos perdido por completo la confianza en las instituciones, sean las nacionales o las regionales, ya no creemos que vayan a hacer nada para salvar al sector»

E.F.

El próximo lunes, día 15, la Asociación Agraria Jóvenes Agricultores (Asaja) de Albacete convocará una concentración en la Punta del Parque, en pleno centro de la ciudad albaceteña, para pedir a los ciudadanos su apoyo y solidaridad con el sector ganadero provincial, especialmente el del ovino y el caprino.

En estos momentos, según dicha organización agraria, el sector atraviesa una grave crisis de precios, que se ha traducido en el cierre de un centenar de explotaciones en toda la región en el último año, según explicaba ayer el presidente provincial de la organización, José Pérez Cuenca.

«No se trata sólo de la subida de los precios de los piensos a causa de las altas cotizaciones del cereal, ésa sólo es una parte del problema», señalaba, «eso ha sido la puntilla, en realidad se trata de que casi todos los costes de explotación no dejan de subir y, por contra, los precios de la carne de ovino, especialmente el cordero, no dejan de bajar».

Se trata, a juicio de Asaja, del último capítulo de una «agonía» que se viene padeciendo desde hace tres años y que ahora se deja ver en toda su intensidad. Una crisis a la que no se ha puesto solución por más que se viese venir, señala Pérez Cuenca.

«El año que viene, el cereal se pondrá en precios más normales -aventuraba- pero el resto de los costes de explotación seguirán igual y por eso, en un año, se pueden haber quedado por el camino la mitad de las explotaciones ganaderas de esta provincia».

En estos momentos, y en números redondos, habrá unas 670.000 cabezas de ovino y 80.000 de caprino en la provincia de Albacete. Las explotaciones más expuestas a los embates de la crisis serían las de extensivo, esto es, las que pastan en el campo, según los datos de Asaja.

«Es raro el día en que no nos aparecen dos o tres ganaderos por la sede -denuncia- y que lo primero que nos dicen es cómo poder abandonar la actividad porque ya no les salen las cuentas; de seguir así las cosas, la típica estampa del pastor y las ovejas en medio de La Mancha se quedará para las fotos, porque no quedará nadie».

La última esperanza es, para estos ganaderos, que la población se conciencie de esta situación «porque hemos perdido por completo la esperanza en las instituciones, sean nacionales o regionales, ya no creemos que vayan a hacer nada por el sector».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responde correctamente para comprobar que eres una persona: *