EU oveja-humana; se llama Quimera

Un científico de la Universidad de Nevada anunció la creación de la primera oveja-humana. El ovino tiene 15% de células humanas y 85% de células animales.
Quimera no es una oveja clon, sino el resultado de inyectar las células humanas en el feto de la oveja para lograr que estas nazcan con órganos humanos capaces de ser trasplantados a pacientes.

 

El anuncio fue realizado por el profesor Esmail Zanjani y su equipo del departamento de Biotecnología Animal de la Universidad de Nevada, luego de siete años de investigación y más de 9 millones de dólares invertidos.
“El desarrollo de estos órganos es específico para cada paciente”, según Zanjani, quien explicó que sólo con 2 onzas de médula espinal con células madre del paciente y, a partir de ésta, crear hasta 10 quimeras que 2 meses después de su nacimiento estarían listas para convertirse en “donantes”.
Zamjani ha creado ya un hígado de oveja con una gran proporción de células humanas, y eventualmente espera poder crear un órgano lo suficientemente apto para ser utilizado clínicamente.
Las células madre aisladas de médula espinal son inyectadas directamente en el peritoneo del feto de oveja, y se distribuyen a través del sistema metabólico a todos los órganos en formación, dicen los expertos.

Una muestra de médula ósea es suficiente para obtener células madre para inyectar en al menos diez fetos de ovejas, ideal para el caso de que algo fallara con alguna de las crías o un rechazo del trasplante.
Riesgos. Los procedimientos de trasplantes entre especies han tenido siempre la crítica de que podrían inocularse también virus silenciosos, inocuos para los animales, pero con potencial inimaginable en la especie humana.
El virus de la inmunodeficiencia humana y los de la gripa aviar son un ejemplo de los anterior, según los detractores de esta técnica.
Por su lado, los activistas de los derechos de los animales temen que la mezcla celular entre especies pueda derivar en fusión celular, creando un híbrido con características físicas tanto de humano como de oveja.
Esmail Zanjani asegura que el trasplante de celulas en fetos de ovejas en las etapas iniciales no resultan en fusión, sino en tejidos perfectamente diferenciados.
Así, las ventajas éticas de este procedimiento pueden verse rebasadas por los riesgos biológicos del uso final de estos seres.
Como animales de experimentación, de acuerdo con Zamjani, ofrecen ventajas asombrosas. Los órganos “son” prácticamente humanos y algunos fármacos pueden acelerar su tiempo de llegada al mercado hasta en 7 años.
Hasta ahora, el cerdo era el modelo animal más prometedor en cuanto a trasplantes se refiere.
El fantasma de Dolly. Hace 10 años, el 27 de febrero de 1997, el mundo se asombró cuando el periódico inglés Sunday rompió el embargo de la revista Nature y anunció con cuatro días de antelación que un científico de nombre Ian Wilmut y su equipo del Instituto Roslin de Edimburgo había creado, sí creado, un mamífero clonado a partir del material genético de una célula adulta, de su oreja para ser precisos.
Sin embargo, lo más impactante era saber que Dolly era idéntica a su original hasta el mínimo detalle, incluso de lo que se creía más individual, su genoma.
Aunque Quimera no es clon, es una oveja que reabrirá el debate sobre los límites de la biotecnología —o su potencial— entre los grupos conservadores y las universidades e institutos que buscan entre los más profundos hitos de la vida.

Por: Agencias | Academia

Jueves 29 de Marzo de 2007 | Hora de publicación: 09:42

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responde correctamente para comprobar que eres una persona: *