Especialistas de la UNAM estudian la leche de cabra para difundir el alto contenido de nutrimentos que contiene, incluso más que la leche de vaca, por lo que representa una alternativa de alimentación para el país.

Miguel Angel Pérez Razo, especialista de la Facultad de Estudios  Superiores Cuautitlán (FESC) de la Universidad Nacional Autónoma de  México (UNAM), encabeza al grupo que desarrolla la investigación  sobre el aprovechamiento de ese lácteo.

Explicó que llevan seis años de estudios a las razas de cabras  más importantes del país, así como ejemplares criollos en el campo  experimental que se tienen en Durango.

Los caprinos, detalló, contribuyen a la alimentación nacional  con 300 mil toneladas de carne y más de 300 millones de litros de  leche, pero la mayoría de la población no acostumbra consumirlos en  su dieta, pues prefieren la leche de vaca, y sólo la consumen como  cajeta, es decir, en dulce de leche quemada.

El objetivo del estudio es superar los problemas que existen en  la comercialización de los productos de cabra mediante la difusión de  su valor nutritivo, el diseño de esquemas eficientes de producción y  el mejoramiento de los márgenes de ganancia.

“Entre las ventajas que ofrece se encuentran el elevado nivel de  calidad de sus nutrientes, en algunas ocasiones superior al de la  leche de vaca y su digestibilidad, por lo que es recomendada como  parte de los tratamientos médicos contra cálculos biliares y  arterioesclerosis, entre otras enfermedades”, explicó.

Pérez Razo detalló que 40 por ciento de los ganaderos del país  tienen cabras, pero la leche de esa especie no se vende como tal,  sino que se comercializa mediante otros derivados, como la cajeta o  el queso, mientras que en Estados Unidos se vende principalmente para  consumo de la población infantil.

El ganado caprino constituye la cuarta especie en explotación en  México y se encuentra distribuido en 60 por ciento del territorio  nacional, principalmente en áreas marginales áridas y semiáridas.

Excelsior – Mexico 8/1/2006

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responde correctamente para comprobar que eres una persona: *