En Mercado Municipal de Upata

Revendedores se declaran en crisis por escasez de carne y pollo

La Omdecu ha mantenido permanente inspección de los centros comerciales y expendios ambulantes, con la finalidad de hacer cumplir los precios de estos productos regulados por el Gobierno Nacional

Las cavas depositarias de carne en el Mercado Municipal de Upata, ayer amanecieron vacías

Después que el gobierno nacional decretó la regulación de la carne de ganado vacuno, pollo, queso y huevos como principales elementos utilizados en la dieta diaria del venezolano, se ha suscitado una serie de reacciones conflictivas entre los productores agrícolas y ganaderos, quienes se niegan a aceptar las tarifas fijadas por el ejecutivo, hasta el extremo que revendedores entrevistados en el perímetro del Mercado Municipal de Upata, expresaron su preocupación y dijeron que se declaraban de duelo por la carencia de estos rubros alimenticios.

De igual manera muchos expendedores de estos rubros de pirmera necesidad, propician estados de escasez, lo cual conlleva a la especulación en “mercados negros”, con precios e incluso, más altos que los ofrecidos antes de la medida de control, situación que ha generado una gran zozobra en la sociedad piarense y en muchas partes del país.

Con la finalidad de pulsar la opinión de vendedores, consumidores y representantes oficiales, el equipo reporteril de Nueva Prensa, ofrece las versiones captadas en un recorrido efectuado por diferentes escenarios de la Villa del Yocoima y se las hacemos saber a nuestros respetables lectores:

En la carnicería Popular ubicada en el Mercado Municipal, conversamos con Antonio Martínez y Teodoro Pinto, ellos expresaron que estaban sujetos a los nuevos precios fijados por el Gobierno Nacional, con la carne de primera a 11 mil 722 bolívares, de segunda a 9 mil 400, hígado a 8 mil y costillas y lagarto a 6 mil 210 bolívares, sin embargo explicaron que no se consigue el producto en el Matadero Municipal, “porque ayer miércoles sólo arrimaron 8 reses y fueron vendidas muy rápido, esperamos que para hoy podamos adquirir carne y ofrecerla a los consumidores”, expusieron.

Jesús Díaz, quien se dedica a la venta de comidas rápidas y las populares vitaminas, en predios del Mercado Municipal, manifestó que se ha visto afectado por la escasez de carne, pollo y queso, ya que depende de esos rubros para confeccionar artículos a los consumidores habituales, “espero que esta semana se normalice esta situación, porque barco parado no gana flete y las cosas no están para juegos pesados, pues con el estómago del pueblo no se juega”, enfatiza el preocupado vendedor de alimentos.

Por su parte Claudio Belisario, dijo que tiene 15 años con un puesto de comidas rápidas en el Mercado Municipal, “gracias a Dios cuando escuché los rumores de la escasez, compré un lote de carne y pollo, pero en la actualidad ya estoy quedando sin provisiones, por tanto pido a los responsables de hacer llegar estos rubros de primera necesidad, que normalicen la delicada situación a favor del pueblo consumidor y nosotros que vivimos de este trabajo”, exhortó.

Ramona Espejo, confesó tener 10 años vendiendo pollos detallados en un puesto habilitado en el Mercado Municipal y ahora teme quedar sin el sustento de su hijo y poder costear los estudios universitarios que cursa en Puerto Ordaz, al respecto explicó “un granjero compra por ejemplo 100 mil pollós bebés a un valor de 2 mil bolívares la unidad, gasta por cada saco de alimento 43 mil bolívares, además de las vitaminas para su crecimiento y engorde y debe venderlo a 3 mil 500 el kilo al mayor y nosotros ofrecerlos a 4 mil 500 regulados, considero que hay altas pérdidas”.

Denunció Espejo que funcionarios de la Alcladía les habían dicho que debían ir a comprar pollo al mayor al estado Trujillo, “pero con esta medida sólo saldrán ganando los mayoristas, porque de dónde nosotros vamos a conseguir un camión y acudir a las granjas existentes en otros estados del país, quedaremos en la calle, con más pobreza y necesidades de las que ya teníamos, yo me declaro en duelo a partir de hoy y pondré un lazo morado al frente de mi puesto de ventas ”, se lamentó.

Oficina Omdecu vigila especulación

Funcionarios de la Oficina Municipal para la Defensa y Educación del Consumidor y Usuario (Omdecu), desde la semana pasada viene efectuando una serie de inspecciones en todos los centros de ventas de carne, pollo y queso, con la finalidad de garantizar que se respeten los precios de regulación fijados por el Gobierno Nacional.

Así el viernes 16 de febrero se recopiló una denuncia de algunos usuarios en torno a una supuesta venta con sobreprecio de pollo en el establecimiento de Friosa, lo cual se constató de la alteración de una cantidad de 750 kilogramos de pollo y se procedió al cierre operativo por 72 horas, en caso que reincidan pueden ser objetos de un cierre total del centro comercial, así lo corroboró Niurka Ortiz, Jefa de Inspectores de Omdecu en el municipio Piar.

Además indicó que debido a la escasez de carne en el municipio Piar, se han diligenciado operativos de abastecimiento, en ese sentido aseguró que en la carnicería La Tovareña, desde ayer se abrió un permanente expendio de ese producto, con precios ajustados a la regulación decretada por el ejecutivo nacional.

“Con esta medida sólo saldrán ganando los mayoristas, quedaremos en la calle, con más pobreza y necesidades de las que ya teníamos, yo me declaro en duelo a partir de hoy y pondré un lazo morado al frente de mi puesto de ventas ”

68352__foto

Por: Corresponsalía del Sur
22 de Febrero de 2007

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responde correctamente para comprobar que eres una persona: *