En el oeste, a los diez meses ya logran que la cabra pese 120 kilos

En Nuevo Milenium, a los 10 meses logran llevar al animal a los 120 kilos. La ganancia de peso diario es de 197 gramos durante los primeros 40 días de vida, algo que se logra por los excelentes niveles de producción de leche por parte de las madres, los altos índices de conversión diaria y la precocidad de la raza, todas características de la Boer
A nivel nacional son ponderados los logros que está consiguiendo la Cabaña Nuevo Milenium, cercana a Juan Gregorio Bazán, en el centro-oeste provincial, ya que su alto y eficiente desarrollo se aprecia en el hecho de que logran llevar a que una cabra alcance los 120 kilos en el lapso de diez meses.

Justamente, en una extensa nota publicada por Clarín Rural, se señala en principio que se cuenta con un stock nacional de caprinos que ronda los 4 millones de cabezas pero el consumo de su carne es casi inexistente. Falta promoción y se faenan cabritos de no más de 5 kilos, generando así una oferta que sale al mercado sólo dos veces al año, con precios al consumidor que rondan entre 4 y 4,5 pesos el kilo de carne y de 1,50 pesos el kilo vivo para el productor.

Aunque marca el hecho de que en el centro-oeste de Formosa, a poco más de 300 kilómetros de la capital provincial, “hay productores que están convencidos del futuro promisorio que tiene la actividad caprina destinada a la producción de carne. Más en estos tiempos de bifes caros, donde muchos están batiendo el parche sobre las bondades de las carnes alternativas”.

“Venimos trabajando desde el 99 para darle identidad a la actividad. En el sur, el ovino la tiene, pero no el chivo en el norte, que está ligado a la pobreza. Hablan de cualquier carne alternativa pero no de la caprina, una carne que tiene más proteínas que el pollo y que proviene de animales alimentados con pasturas naturales”, comentó a Clarín Rural Miguel Mellano, propietario de la Cabaña Nuevo Milenium, líder local en esta actividad que funciona junto con las Cabañas Marie y Valle Morado. Tienen el acento puesto en la genética caprina de carne y están ubicadas entre Las Lomitas y Juan Bazán, hacia donde se mudaron en conjunto en el 2004.

En Nuevo Milenium apostaron fuerte a la raza Boer, originaria de Africa -mejorada con algunas razas europeas, cabras Angora e Indicas- e ideal para zonas semiáridas, porque “es una raza carnicera por excelencia”, indicó Mellano.

Cuando largaron en el 99, importaron 130 animales puros de Nueva Zelandia, hoy tienen un rodeo de 2.810 ejemplares (810 puros y 2.000 hembras en actividad productiva, entre criollas, 1/2 sangre y 3/4 de sangre).

“Contamos con 12.000 hectáreas. Tenemos también un rodeo de 310 búfalos, que pronto pensamos incrementar a 1.000 y llegar a 2.000 en una segunda etapa (para ordeñar y producir muzarella). Nuestros campos están libres de brucelosis y, además, proyectamos producir carne verdaderamente ecológica. Queremos lograr los mejores productos orgánicos y también iniciarnos en la actividad apícola”, contó Mellano.

Los productos de la Cabaña son: machos Boer puros de pedigree (capa marrón y blancos con cabeza marrón), hembras puras de pedigree, animales cruzas para la afirmación de hatos generales, semen congelado puro de pedigree y embriones. Además, con la raza Boer, arrasan con todos los premios de La Rural de Palermo y también obtuvieron sus laureles en el Emprendedor Agropecuario del Banco Francés.

METAS QUE SE CUMPLEN

Los propósitos que se fijaron son elevados, pero lo están logrando. “Pasan por obtener una hacienda que se asemeje a la vacuna con origen pastoril, para no depender del grano que se cotiza a precio dólar. Además, trabajamos para lograr una carne alternativa por medio de las diferentes cruzas; apoyar al sector caprino provincial y promover que el chivo se deje de consumir solamente como cabrito. Nuestra idea es promover la identidad del Boer en el norte y así lograr que se consuma como capón para poder exportarlo al 100%. Este proyecto es importante, ya que si se matan los cabritos de 5 kilos, sólo tendremos carne una a dos veces por año, porque estos son estivales. En cambio, si matamos el capón a partir de los 25 a 30 kilos, podremos comenzar a sacrificarlos en forma escalonada y tener una oferta completa de carne caprina a lo largo de todo el año, inclusive de mucha mejor palatabilidad y calidad”, explicó Mellano.

En Nuevo Milenium, a los 10 meses logran llevar al animal a los 120 kilos. La ganancia de peso diario es de 197 gramos durante los primeros 40 días de vida, “algo que se logra por los excelentes niveles de producción de leche por parte de las madres, los altos índices de conversión diaria y la precocidad de la raza, todas características de la Boer”, destacó Mellano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responde correctamente para comprobar que eres una persona: *