Empresas ganaderas conforman consorcio ovino

La iniciativa, articulada y financiada en un 60% por la Fundación para la Innovación Agraria, impactará a la zona ubicada entre las regiones de O’Higgins y Magallanes.

Con la meta de desarrollar la investigación que ayude a elevar los envíos ovinos, se conformó el Consorcio Ovino, en el que participan empresas productoras y el INIA. La iniciativa fue articulada por la Fundación para la Innovación Agraria (FIA), que financiará poco más del 60% de los $ 1.650 millones que involucra el proyecto a cinco años.

Con 4 millones de ovinos, Chile exporta unas 6 mil toneladas de carne de cordero, lo que representa casi
US$ 32 millones pero sólo el 4% de los envíos de carne totales.

El director ejecutivo de FIA, Rodrigo Vega, subraya que el país debe aprovechar la coyuntura mundial: se estima que hay un déficit de unas 300 mil toneladas anuales y, en comparación con Argentina, Uruguay, Australia y Nueva Zelandia, Chile ha ido ganando mejor precio FOB, “lo que indica que la materia prima está bien preciada. Producto de los TLC y el acuerdo con la Unión Europea -donde tenemos una cuota de 6 mil toneladas-, contamos con espacios pero no tenemos suficiente oferta”, acota.

En ese sentido, son dos las áreas a enfrentar. En Magallanes, que concentra el 90% de los envíos, hay que mejorar los índices de producción primaria como el rendimiento por hectárea, peso obtenido en canal (cuando se faena) y la muerte de los corderos cuando nacen, producto de una alimentación insuficiente que deriva, a su vez, de mala calidad o poco forraje.

“Magallanes tiene una capacidad de 800 mil toneladas pero faena alrededor de 600 mil y el rendimiento en canal (peso) ha ido bajando como un 9%, por la alimentación”, apunta Vega. José Marín, dueño de la Sociedad Comercial José Marín, añade que en la zona habría una pérdida de entre 300 mil y 400 mil cabezas que no llegan a los frigoríficos y “que se comercializan en negro”.

El tema de la informalidad es mucho más patente en la zona central, donde unos 35 mil propietarios -calcula Marín-, manejan la mitad de la masa ovina. El empresario, que participa en el Consorcio, subraya que el compromiso es que esos pequeños productores se regularicen para así asegurar la entrega a los frigoríficos.

“El know how de Magallanes debe extenderse al centro para aprovechar la alta demanda de carne y potenciar las lanas finas, que están en los mejores niveles de los últimos 50 años”, asegura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responde correctamente para comprobar que eres una persona: *