El proyecto de ley sobre los feed-lots espera en el Senado

Vecinos de La Paz, Villa Urquiza y Nogoyá exigen la erradicación de los feed-lot de los cascos urbanos y reclaman la necesidad de que se cumplan los normas legales vigentes. En la Cámara Alta entrerriana, desde hace más de un año, hay una iniciativa para regularlos, que podría ser tratada para contener la demanda social y atender un problema que se agudiza en la provincia.

Los feed-lot, se sabe, son corrales de recría intensiva y/o engorde intensivo que permiten el desarrollo de la ganadería, sin necesidad de ocupar vastas zonas que, de este modo, quedan liberadas para la agricultura que actualmente resulta más rentable. Los inconvenientes aparecen cuando estos emprendimientos se asientan en zonas pobladas y los desechos de los animales contaminan no sólo el aire sino, y fundamentalmente, las napas inmediatas y las cuencas de agua. Y, también, cuando la cría comienza a multiplicarse.
En La Paz, Villa Urquiza y Nogoyá los vecinos ya reclamaron la erradicación de los feed-lots de los cascos urbanos y exigen, especialmente en La Paz, que cumplan con la ordenanza municipal que los regula. Pero para aquellos municipios que no tienen aún esa herramienta, lo que rige este tipo de producción es la Resolución 6491/06 de la Secretaría de la Producción.
En tanto, en el Senado y en la Comisión de Producción espera desde julio de 2006 un proyecto de ley del senador Carlos Orlandi (PJ- Nogoyá) por el que se pretende regular estos establecimientos.
“Es una ley necesaria, no sólo importante”, dijo el legislador al consultársele hoy por ese proyecto. La intención al momento de presentarlo fue “acordar los mismos criterios que ahora están vigentes en el resto de las provincias que integran la Región Centro, es decir Santa Fe y Córdoba”, recordó.
El proyecto de ley tuvo tratamiento en la Comisión de Producción e, incluso, para que llegara con consenso al recinto, se realizaron una serie de reuniones con representantes de sectores involucrados en la temática.
De tal modo, los productores pudieron dar su opinión, pero la iniciativa no superó la instancia del debate.

En ese trayecto apareció una propuesta de la Secretaría de la Producción por la que se comprometieron a poner en vigencia una resolución para este tipo de establecimientos. Es la número 6491/06 (SPG). Expediente 734213. Pero, como dice Orlandi, “una resolución no tiene la fuerza de una ley”.
Ahora y ante los reclamos de vecinos de distintas localidades, los senadores han puesto otra vez la mirada en la necesidad de legislar sobre el tema.
“El precio de los granos ayuda a este tipo de sistemas porque se liberan las tierras para la siembra y el ganado va más a corral, a eso debe sumarse el margen de ganancia que permite la compra de ganado con bajo peso para engordarlo luego con estos sistemas”, comentó Orlandi.
En Nogoyá, por ejemplo, “se han vendido propiedades en zonas de quintas y en una de ellas ahora funciona un feed-lot” para explicar también las consecuencias a las que deben someterse los vecinos de esos establecimientos.
“Este problema iba a aparecer. No podemos permitir que la defecación de los animales y los desechos de su estadía contaminen las napas inmediatas y mucho menos que estén radicados en medio de la ciudad o en zonas próximas a las cuencas de agua”, subrayó.
Como ejemplo de estas decisiones desacertadas, comentó la existencia de un matadero de animales que está afincado en medio de un basural en Nogoyá, con todo lo que ello implica. “El tema no es no invertir. Pero no encuentro lógica en la necesidad de hacerlo en medio de un pueblo. Es como pensar en la papelera”, dijo Orlandi al trazar un paralelismo con el conflicto que mantienen Argentina y Uruguay.
Detalló, además, que en este tipo de realidades “es importante pensar en escala porque no es la misma consecuencia un establecimiento de 40 animales que uno de 400, pero esa es una realidad que debemos prevenir. Debemos pensar que en lo inmediato necesitamos una ley marco”.
Desde hace ya un tiempo, vecinos de La Paz protestan por los olores que generan los feed-lots y ante la imposibilidad de que se los erradique organizaron una una primera marcha como conclusión de una serie de protestas, reuniones y asambleas en las que incluso participaron funcionarios provinciales quienes no pudieron contener el reclamos de los vecinos.

LA PROPUESTA OFICIAL. El director de Producción Animal, Marcelo Barrera, y representantes de Medio Ambiente de la provincia dieron cuenta de la vigencia de la resolución N° 6.491/06 – SPG Expediente Nº 734213 que regula la actividad. También recordaron que realizaron varias visitas a los feed-lots de La Paz donde constataron que la mayoría no cuenta con habilitaciones municipales ni provinciales, y los que si están habilitados tienen algunos problemas como, por ejemplo, falta de zona arbórea, piletas de tratamiento de líquidos y sólidos.
Los funcionarios deslizaron ante la Asamblea de La Paz la posibilidad de proponer a los productores un plazo de seis meses para que estos establecimientos cumplan con los requisitos de la resolución y bajen la cantidad de animales a por lo menos 5.000 cabezas, como máximo, y a realizar un monitoreo posteriormente para que esto se cumpla, lo que fue rotundamente rechazado.
Para la Asamblea, esos plazos “son muy largos” y “no consideran que los malos olores desaparezcan si no se produce la relocalización de los emprendimientos fuera del ejido de la ciudad y la reforma de algunos puntos de la resolución Nº 6.491/06, principalmente lo referente a la distancia de ubicación respecto a la población que habita en ese lugar”.

LAS POLÍTICAS NACIONALES. A esta situación en la provincia, se agrega otro condimento: el Gobierno nacional amplió las compensaciones a establecimientos de engorde a corral.
Así lo anunció la Secretaría de Agricultura de la Nación que, mediante la Resolución 4668 de la Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario (Oncca), decidió una ampliación de los alcances del mecanismo de compensaciones vigentes para estos productores.
Según los fundamentos, la medida tiene entre sus objetivos primordiales “generar un aumento de la oferta de carne vacuna destinada al consumo interno, estimulando la producción y teniendo en cuenta el aumento del peso promedio de la res faenada”.
De la misma manera, busca sostener niveles de producción, inversión y competitividad del sector, acordes con el aumento de la demanda. De acuerdo con los antecedentes productivos, se determinó incluir para la liquidación de compensaciones a la soja como componente de la dieta de bovinos engordados a corral (hasta hoy sólo se consideraba maíz).

LO QUE VIENE. Ahora, lo que resta es esperar que en el Senado adviertan, con una mirada a largo plazo, lo que estos emprendimientos pueden generar en una provincia con las características productivas y económicas que tiene Entre Ríos.
Pero, lo que puede aún ser más interesante para estudiar, es si la falta de una ley sobre este segmento de la producción, no conspira contra otra industria próspera de la provincia como lo es el turismo y si el hecho de que los feed-lots no tenga ningún tipo de exigencias y normas, no los torna desleales para con otros grupos productivos que también trabajan en Entre Ríos.

Detalles de la iniciativa

* El proyecto del senador Carlos Orlandi propone que se prohíba en toda la provincia, la instalación y/o localización de corrales de recría intensiva y/o engorde intensivo de ganado bovino, caprino, porcino, ovino y equino, como así también la cría intensiva de aves de corral y conejos, todos bajo los sistemas de feed-lot, o “lote de alimentos”, o “engorde a corral”, a menos de cinco kilómetros del límite de todo ejido urbano y a menos de un kilómetro de todo curso o cuenca de agua endorreica, de origen natural o artificial”.

* Plantea, además, que “la instalación de corrales de recría intensiva y/o engorde intensivo de ganado bovino, caprino, porcino, ovino y equino, como así también la cría intensiva de aves de corral y conejos, bajo los sistemas mencionados, requerirá la previa habilitación municipal y/o comunal y del Senasa. Y, observa entre los requisitos a cumplir que en todos los casos de explotaciones de recría intensiva y/o engorde intensivo de ganado bovino, caprino, porcino, ovino y equino, como así también la cría intensiva de aves de corral y conejos, será obligatoria la realización y presentación de los estudios de contaminación e impacto ambiental que determina la autoridad de aplicación y su aprobación por parte del municipio y/o comuna en la que vaya a tener asiento, de acuerdo a la siguiente escala:

PROYECTOS DE PRODUCCIóN AGROPECUARIA

1.- BOVINA
Planteles y establos de crianza y/o engorde para producción donde se mantengan confinadas, en patios de alimentación, por más de un mes, un número igual o superior a cien (100) unidades animal.

2.- PORCINA, OVINA O CAPRINA
Planteles de crianza y/o engorde de animales con capacidad para alojar diariamente una cantidad equivalente en peso vivo, igual o superior a 30 toneladas o más de 100 unidades de animal.

3.- EQUINA
Planteles y establos de crianza para producción y/o actividad hípica donde se mantengan confinadas, en patios de alimentación, por más de un mes, un número igual o superior a 50 unidades animal.

4.- AVICOLA
Planteles y establos de engorde, postura y/o reproducción de animales con capacidad para alojar diariamente una cantidad igual o superior a 20.000 pollos ó 5.000 pavos.

5.- CUNICULTURA
Planteles de crianza o engorde de conejos con capacidad para alojar diariamente un número igual o superior a 200 madres.

* Además, Orlandi sugiere que todos los establecimientos de recría intensiva y/o engorde intensivo de animales, deberán contar con un sistema de tratamiento permanente de las excretas a través de biodigestores o plantas de tratamientos de líquidos residuales para el caso de ganado bovino, caprino, porcino, ovino y equino, como así también un tratamiento diferenciado en el caso de cría intensiva para la deposición de excretas en camas para las producciones avícolas y cunícolas, según se establezca por vía reglamentaria, a fin de evitar todo escurrimiento o vuelco directo a las cuencas y establece que en todos los casos se deberá determinar “de manera fehaciente el destino final de los residuos sólidos, asentando en un libro especial los movimientos efectuados, que deberán realizarse con la periodicidad que determine el decreto reglamentario de la ley”.

* El proyecto contempla también que los emprendimientos a los que refiere deberán tener un responsable técnico habilitado, cuyo título habilitante será el de ingeniero agrónomo y/o médico veterinario. Finalmente y tras precisar que se fijarán sanciones para quien viole la norma, se otorga un plazo de un año para que los establecimientos existentes se adapten a la norma y fija como autoridad de aplicación a la Secretaría de la Producción.

En La Paz se concretó la “marcha de los barbijos”
Unas 1.500 personas, según señalaron los organizadores, participaron el jueves en La Paz de la denominada “marcha de los barbijos”, cuyo objetivo fue reclamar, una vez más, la erradicación de los feed-lots del ejido de la ciudad.
Julio Passerini, integrante de la Asamblea Permanente, le dijo a EL DIARIO RURAL que durante la concentración se repasaron todas las acciones realizadas con el objetivo propuesto, al tiempo que se leyó un petitorio entregado a las autoridades.

PETITORIO. Durante la concentración del jueves en la plaza principal paceña se dio lectura a un petitorio entregado ayer a las autoridades municipales y provinciales
En el documento se señala que la población de La Paz, “ante los serios y graves perjuicios que viene sufriendo a raíz de la contaminación ambiental que provoca el funcionamiento de diversos establecimientos de feed-lots dentro de la jurisdicción del municipio, y en cercanías a ella, con riesgos para la salud propia y de sus hijos y un futuro incierto, con grave daño, además, para el carácter de ciudad turística que con gran esfuerzo tratamos de instalar, solicitamos que la comuna arbitre todos los medios a su alcance, incluyendo la clausura preventiva, de todos los establecimientos de feed-lots o similares, cualquiera sea la denominación que se les hubiera dado, que no reúnan todos los requisitos que establezcan las ordenanzas municipales sobre la materia y los prescriptos en la resolución conjunta 6.491 de la Secretaría de la Producción y la Secretaría de Medio Ambiente de la Provincia, del 3 de noviembre del 2006”.
La Asamblea Permanente, además, que estos últimos organismos dicten una nueva resolución mediante la cual “se introduzca en el artículo 9° de la resolución citada el inciso d) con el siguiente texto: “Que los establecimientos de EPEC no podrán estar ubicados a una distancia menor a 15 kilómetros del perímetro de los municipios o centros de población”” y se sustituya el artículo 15 de la misma resolución por el siguiente texto: “Los establecimientos de EPEC que a la fecha de la presente Resolución se encuentren en funcionamiento dentro del territorio de la Provincia y que por sus características no se adapten a la presente normativa contarán con un plazo de seis meses para dar cumplimiento a lo exigido”.

El caso de Villa Urquiza

El director de Producción Animal, Marcelo Barrera, informó que el jueves se realizó una reunión entre los vecinos de Colonia Nueva, el municipio de Villa Urquiza, la titular del feed-lot y la Secretaria de la Producción para solucionar el problema de los malos olores generados por el emprendimiento.
Barrera, en diálogo con la Agencia Periodística Federal (APF), indicó que “ya habíamos tenido otras reuniones” pero la del jueves era concretamente para “tirar algunas pautas para lograr la firma de un acuerdo que establezca una convivencia por un tiempo hasta que el feed-lot sea reubicado”.
De lo conversado, los representantes de la localidad “se llevaron una moción, manifestando cierta conformidad con lo expresado, para someterlo después a lo que opine el conjunto de los vecinos”, contó el funcionario.
Respecto al emprendimiento, precisó que “se encuentra bajo la norma” y resaltó que “Frigosur ha sido la empresa que ha cumplido mayoritariamente y ha superado las exigencias que están contempladas en la norma”. Sin embargo “reconoce estar provocando las molestias que ocasiona en los vecinos”, por lo que “está dispuesta a realizar una relocalización para lo cual hemos acordado entre todos establecernos un plazo no menor al año, con el compromiso de la empresa de llegar a fin de año con mil cabezas, mantener por 6 meses un stock de 800 y después, si todavía no ha producido su relocalización, llegar a un stock de 600”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responde correctamente para comprobar que eres una persona: *