El mejoramiento caprino se fortalece

La provincia avanza en el mejoramiento de la calidad de sus rodeos caprinos para lograr mejores márgenes de rentabilidad para los productores que intentan recrear el “cabrito formoseño”.

Esto es impulsado por los técnicos del Centro de Validación de Tecnologías Agropecuarias (CEDEVA) ubicado en Laguna Yema, a 400 kilómetros de la capital formoseña.

Es una tradición, sobre todo para fines de año, degustar un chivito del oeste, aunque para disfrutar de su carne hay que apelar a los animales que no pesan más de seis kilogramos, aunque con los primeros efectos de este plan de la Cabaña Provincial Caprina se están logrando resultados excelentes en capones de 25 y 30 kilos.

Según el coordinador del Programa de Desarrollo del Centro Oeste Formoseño (PRODECO), el ingeniero Jorge Balonga, en la búsqueda de alternativas para el mejoramiento genético de los animales criollos se escogieron las razas Anglo Nubian y Boer, es decir, productoras de carne y leche y de carne, respectivamente.

Según el técnico, utilizando este pool genético se evaluaron distintas alternativas de cruzamiento, llegándose a un paquete de ellas para conseguir el mejoramiento de los niveles productivos de las majadas.

“Ahora estamos trabajando en líneas de investigación más específicas que buscan comparar las características productivas de la raza criollas con los diversos cruzamientos y las razas exóticas introducidas, buscando la conservación de los recursos genéticos locales en pos de la diversidad que se revaloriza mundialmente”, apuntó Balonga.

Además de la evaluación de las ganancias diarias de peso en las etapas de cría y recría, ahora se trabaja en el CEDEVA en la edad de llegada de las hembras al peso para el primer servicio y el intervalo entre partos, a fin de detectar diferencias significativas en la eficiencia reproductiva debido a la recomposición racial.

En un aspecto que consideran fundamental también se trabaja en la validación de las distintas pautas de manejo y raciones que sean alternativas de alimentación a campo. Para el caso, se contempla la realización de ensayos de manejos del sistema silvopastoril y el de implantación de pasturas, sometidos al pastoreo con cabras.

“El objetivo es ofrecer a los productores las herramientas tecnológicas para lograr un manejo sustentable de los recursos forrajeros y un adecuado ajuste de la carga animal”, apuntó Balonga quien explicó que se realizan también ensayos de alimentación y suplementación con la utilización de chauchas de algarrobo y leucaena en las distintas categorías.

Otro aspecto valioso de este programa caprino se relaciona con la formación de un plantel madre para los trabajos de evaluación, estandarización y selección de la raza criolla local, en conjunto con la facultad de Ciencias Veterinarias de Corrientes.

AbiertaTV – Argentina

3/11/2007

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responde correctamente para comprobar que eres una persona: *