El Gobierno promoverá el pastoreo con cabras en los Arribes para prevenir fuegos

La iniciativa será similar a la que la Junta de Castilla y León impulsa en la Sierra de Gata El proyecto pretende recuperar el antiguo oficio y rentabilizar los productos derivados de la leche y la carne del animal

El Ministerio de Agricultura promoverá el pastoreo de cabras en la zona de los Arribes del Duero, entre Zamora y Salamanca, para prevenir los incendios forestales, según informó a Efe el subdelegado del Gobierno en Salamanca, Jesús Málaga.

La iniciativa es similar a la que la Junta de Castilla y León impulsará en la Sierra de Gata salmantina con el asentamiento de la conocida como cabra ‘bombero’, para que con el pastoreo de este animal se prevengan los fuegos. El primer asentamiento de este tipo de cabra, perteneciente a la raza verata, se ha puesto en marcha en el término de Robleda, en una finca de 1.400 hectáreas cuya propiedad es del Ayuntamiento cacereño de Descargamaría.

El proyecto comienza para evitar incendios y crear grandes cortafuegos, en zonas donde la biomasa y el combustible son muy abundantes por la falta de población.

La finalidad del proyecto que el Gobierno pondrá en marcha en la zona de Los Arribes es recuperar el antiguo oficio de cabrero, obtener la mayor rentabilidad de todos los productos derivados de la leche y la carne de cabra y fomentar el asentamiento de población en esta zona.

Esta actuación persigue instruir a personas para que obtengan la formación necesaria en la cría y cuidado de cabras, de una forma diferente a como lo hacían los cabreros de antaño.

«Ya no son rentables los cabreros que estaban desde el amanecer hasta el anochecer en la sierra dando de comer a las cabras», explicó Málaga, por lo que «la intención es una cría en régimen casi intensivo o estabulado».

En los Arribes del Duero, existen muchos terrenos comunales que pertenecen a los ayuntamientos y que están prácticamente desaprovechados.

Alcaldes como los de Aldeadávila de la Ribera, Mieza o La Peña han anunciado ya que están muy interesados en potenciar esta iniciativa, ya que tanto la leche como la carne de cabra y sus derivados cada vez son más apreciados e incluso se venden muy bien en las tiendas denominadas delicatessen.

Para que esta iniciativa tenga viabilidad, la Dirección General de Zonas Deprimidas del Ministerio de Agricultura ha encargado un estudio a la Universidad de Salamanca y a la entidad Caja Duero.

El objetivo es que junto a esas explotaciones caprinas se creen empresas que manufacturen quesos o yogures de leche de cabra y, a la vez, se comercialice la carne de cabrito, «con el fin de sacar la mayor rentabilidad posible», según Jesús Málaga.

04 / 2008

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responde correctamente para comprobar que eres una persona: *