El Cabildo realiza un estudio sobre el impacto de las cabras en el ecosistema

El proyecto analiza la capacidad de carga que puede soportar la Isla

OMAR G. GARCÍA / IDEAPRESS / SANTA CRUZ DE LA PALMA

Las cabras conforman la colonia más numerosa de la cabaña ganadera insular: la población caprina está integrada por unos 30.000 ejemplares. Un estudio promovido por el Cabildo de La Palma trata de determinar la presión que ejerce esta especie en el entorno. El proyecto, pionero en el Archipiélago, evalúa la incidencia del pastoreo en el ecosistema de la Isla.Foto

Los trabajos de investigación, iniciados hace unos meses, corren a cargo de los profesores del departamento de Ingeniería, Producción y Economía Agraria de la Universidad de La Laguna, Javier Matas y Luis A. Bermejo. Según explicó el consejero insular de Agricultura y Ganadería, Mariano Lorenzo, el objetivo de esta iniciativa es conocer la capacidad de carga que, en este aspecto, puede soportar La Palma.
Matas comentó que a tenor de los datos recopilados hasta la fecha, “no hay un impacto importante en el medio”. No obstante, subrayó, “estamos en el inicio del estudio”. Precisó que la capacidad es lo que el territorio oferta y la carga es la necesidad de pastos de los animales. El profesor estima que esta interrelación no es un hecho fijo puesto que, dependiendo de la época del año, la disponibilidad de los prados fluctúa mucho.
La mayor parte de la cabaña ganadera de La Palma está en establos o corrales, lo que significa que en esta actividad el sistema extensivo se halla escasamente desplegado. Matas detalló que “con el estudio aspiramos a calcular el nivel de presión que cada zona de pastoreo puede soportar sin degradarse”.

Trabajo de campo
El equipo ha concluido ya el trabajo de campo llevado a cabo en los parajes de Cumbre Vieja, Tamanca y El Paso. Matas opina que con el aprovechamiento de los pastos se optimizan los recursos. Es barato y, a menudo, sale gratis, pero sobre todo se da uso a unas tierras que con frecuencia no tienen otro valor.
El profesor considera aconsejable diferenciar los sectores intensivos y extensivos. En la Isla, la ganadería intensiva está sustentada en la cabra majorera y la extensiva en la raza caprina palmera.La majorera se adapta más a estar confinada en los establos, produce más, pero también gasta más. En cambio, la palmera está mejor preparada para el pastoreo y, por tanto, su dieta resulta prácticamente gratis porque la coge directamente del territorio. Si se pierde la ganadería extensiva, la desaparición de la cabra autóctona de La Palma será irremediable, aseguró Matas. Este animal sólo es rentable con el pastoreo. El futuro de la cabra de raza palmera depende del pastoreo.
Las cabras sueltas suelen degradar el suelo y la cubierta vegetal. Sin embargo, bien dirigidas pueden convertirse en eficaces agentes para la conservación forestal.
La Opinión de Tenerife – Santa Cruz de Tenerife,Canarias,Spain 12/01/2006

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responde correctamente para comprobar que eres una persona: *