La composición de la leche de cabra y su papel en la alimentación humana 

Encuentre lo que busca, pruebe con nuestro buscador.

Google   Web www.capraispana.com 

 

 

La leche de cabra constituye una alternativa a la leche de vaca muy beneficiosa en ciertos aspectos en la

alimentación humana, sobre todo en los niños. Su composición es la siguiente aunque puede haber variaciones significativas en alguno de los componentes debidas a la raza y la alimentación de las cabras.

Le ofrecemos la posibilidad de comprar leche en polvo de cabra en nuestra tienda , visite este enlace:

Leche de cabra en polvo para realizar productos lácteos

Composición en 100 ml Humana Vaca Cabra
Proteína (g) 1.2 3.3 3.3
Caseína (g) 0.4 2.8 2.5
Lactalbumina (g) 0.3 0.4 0.4
Grasa (g) 3.8 3.7 4.1
Lactosa (g) 7.0 4.8 3,8
Valor Calórico (Kcal) 71 69 76
Minerales (g) 0.21 0.72 0.77
Calcio (mg) 33 125 130
Fósforo (mg) 43 103 159
Magnesio (mg) 4 12 16
Potasio (mg) 55 138 181
Sodio (mg) 15 58 41
Hierro (mg) 0.15 0.10 0.05
Cobre (mg) 0.04 0.03 0.04
Yodo (mg) 0.007 0.021
Manganeso (mg) 0.07 2 8
Zinc (mg) 0.53 0.38
Vitaminas:      
Vitamina A (I.U.) 190 158 191
Vitamina D (I.U.) 1.4 2.0 2.3
Tiamina (mg) 0.017 0.04 0.05
Riboflavina (mg) 0.04 0.18 0.12
Ácido Nicotínico (mg) 0.17 0.08 0.20
Ácido Pantoténico(mg) 0.20 0.35
Vitamina B6 (mg) 0.001 0.035 0.001
Ácido Folico  (mcg) 0.2 2.0 0.2
Biotina (mcg) 0.4 2.0 1.5
Vitamina B12 (mcg) 0.03 0.50 0.02
Vitamina C (mg) 4.0 2.0 2.0

Si quieres hacer queso y yogur en casa es muy fácil visita www.tiendacapra.com mira una de nuestras video receta, hay más en nuestro canal de youtube tiendacapra

 

 

Tomando como referencia a la leche de vaca se va a comparar la composición de ambas:

 

La población humana sufre de dos afecciones relacionadas con el consumo de productos lácteos diferentes pero muy problemáticas, ya que es imposible suprimir los lácteos de la alimentación sin que esta se convierta en deficitaria en elementos esenciales para el desarrollo, por ello son mucho más preocupantes en las etapas infantiles donde las necesidades debido al crecimiento se satisfacen con productos lácteos. 

Las afecciones ligadas al consumo de lácteos y en los que la leche de cabra tiene un importante papel son: 

La alergia a la leche de vaca es una respuesta del organismo a las proteínas que la componen se manifiesta entre el 2,5 a 5 % de la población  sobre todo en niños ya que suele ser la primera proteína extraña con la que toman contacto, desgraciadamente estos niños en un 50% desarrollan además otros tipos de alergias alimentarias (huevos, frutos secos, etc..) y entre un 50 al 80% alergias por inhalación ( ácaros, pólenes , ect.). Puede aparecer en edades adultas pero es mucho menos frecuentes. 

La alergia se produce por la producción en el organismo de Inmunoglobulinas E IgE al entrar en contacto con las proteínas. Las alfa-lactoalbúminas y beta-lactoblobulinas que son proteínas que se encuentran en la fracción acuosa de la leche (el suero) son menos problemáticas de cara a la producción de reacciones alérgicas ya que son alterables por la acción del calor (termosensibles) y por lo tanto su poder alergeno se inactiva en productos tratados térmicamente como son leches en polvo o de larga duración tipo UHT.

La otra fracción proteica de la leche, las caseínas son termoestables y por lo tanto las personas sensibles a ellas reaccionarán ante cualquier producto que las contengan aunque haya sido tratado térmicamente. Este tipo de individuos alérgicos presentan reacciones cruzadas de alergia con los diferentes tipos de leche vaca, oveja y cabra, solo los que presentan alergia a las caseínas alfa1 y a algún tipo de caseína beta se ven beneficiados por la leche de cabra, al tener esta mucha menor proporción. Estos individuos representan +o- el  40% de los niños alérgicos a la leche de vaca.

La intolerancia a la lactosa de la leche: esta enfermedad es de origen genético y está muy ligada a grupos étnicos . Como ejemplo se puede poner a Dinamarca donde solamente la sufren un 2% de la población y en el otro extremo están Japón, China y los aborígenes Australianos que la sufren casi un 100%  en mayor o menor medida. Se cree que hay una relación directa entre la enzima lactasa que hidroliza la lactosa y la melanina responsable del color de piel. Cuanto mayor sea la concentración de melanina, menor es la de lactasa. 

Más de 50 millones de norteamericanos sufren de intolerancia a la lactosa (el azúcar de la leche), incluyendo un 75% de los negros e indios y un 90% de los asiáticos americanos. En 1965, investigadores del Johns Hopkins Medical School asociaron estas alteraciones a una incapacidad para digerir el azúcar presente en la leche.

 Antes de ser absorbido por el intestino delgado y pasar a la sangre, este azúcar complejo tiene que descomponerse en azúcares simples (glucosa y galactosa). Este paso se realiza por medio de una enzima llamada lactasa, que determina la capacidad de digestión de la leche. Si la insuficiencia de lactasa es grande, el azúcar de la leche se acumula en el intestino, fermenta y produce gas. Más tarde será evacuada mediante deposiciones líquidas (diarreas).

La leche de cabra contiene lactosa como todas pero en una menor proporción que la de vaca aproximadamente un 1% menos pero además al tener mayor digestibilidad puede ser tolerada por algunos individuos. Conviene recordar que  los productos lácteos derivados de cualquier leche pero que hayan sido sometidos a la fermentación (yogures, quesos, Keffir, ect.) no contienen lactosa ya que esta ha sido transformada en sus azúcares de origen, y si estos además son de leche de cabra gozan de una mayor tolerancia mayor.

Como conclusión se puede decir que la leche de cabra tiene unas características cualitativas y cuantitativas que la hacen diferente a la de vaca ofreciendo las ventajas de una mayor asimilación y rapidez de digestión respecto a la de vaca además de una composición mineral más completa, pero tiene la desventaja de su bajo contenido en vitamina B12 y ácido fólico. Respecto a su uso en individuos alérgicos e intolerantes hay que evaluar cuidadosamente el tipo de alergia y el grado de intolerancia a la lactosa de cada individuo para aplicarla como alimento de elección. En el caso de la intolerancia a la lactosa el consumo de productos lácteos fermentados de leche de cabra ofrecen doble ventaja respecto a los homólogos de leche de vaca.

Los pediatras no la recomiendan para utlizarse como sustitutivo de la leche maternizada en niños menores de un año por:

Referencias: