Características de un buen cabrito de carne

Encuentre lo que busca, pruebe con nuestro buscador.

Google   Web www.capraispana.com 

 

 

 

El término de cabrito  es sinónimo de animal joven criado en granja y alimentado con leche y de edad entre 10 o 12

semanas con carne de colores claros y  muy sabrosa. Los cabritos mayores que estos o que han sido destetados prematuramente comerán otros alimentos a parte de la leche y esto  afectará a la carne tanto en su  color más oscuro, como a su sabor. 

Veamos con fotografías cómo animales perfectamente sanos no tienen las características idóneas para dar su máximo rendimiento en carne debido a la introducción de forrajes en la dieta. Haga clic en las imágenes para aumentar el tamaño.

Visite nuestra amplia oferta sobre libros cabras y ovejas

www.capraispana.com

t04.jpg (19445 bytes) En la vista de perfil aparecen casi iguales

t01.jpg (18826 bytes)

t07.jpg (13125 bytes) En la vista superior se observa como está de aumentado el rumen por el consumo de alimento forrajero precoz. t02.jpg (13839 bytes)

t05.jpg (17569 bytes)

De frente se aprecia el menor desarrollo de la musculatura pectoral y por lo tanto menor rendimiento en carne.

t06.jpg (13728 bytes)

En la parte posterior se aprecia menor masa muscular lo cual va a repercutir en un menor redimiendo en carne. t03.jpg (17141 bytes)

prime4.JPG (17571 bytes)

En resumen este es un buen cabrito de carne prime3.JPG (14585 bytes)

El objetivo es el conseguir aumentar  el precio del cabrito; para lograrlo requiere un  manejo diferente comparado con la crianza de una cabrita de reposición ya que en ella se busca  desarrollar un buen tamaño de rumen a temprana edad  que la permitan aprovechar bien los forrajes. Estas cabritas de reposición tienen menor longitud de las patas delanteras, muslos y lomos, donde poder encajar los músculos y por lo tanto la carne. Si se le pasara la mano sobre su cabeza, cuerpo, caderas y muslos se podría tocar su esqueleto debajo de la piel; esta falta de musculatura proporciona un rendimiento muy bajo en carne, y además la ausencia de grasa llevaría a una rápida deshidratación y encogimiento de la canal.

Con estas observaciones hay que pensar en dejar a los animales destinados para el mercado de la carne el mayor tiempo posible con sus madres vigilando sobre todo las camadas múltiples que obliguen a alguno de sus componentes a buscar fuentes de alimento alternativas a edades demasiado tempranas. En el caso de utilizar lactoreemplazantes mantener la lactancia el tiempo que sea posible para obtener el máximo rendimiento. Este trabajo que conlleva un aumento del gasto en leche se ha de ver compensado por el aumento de ingresos debido al mayor rendimiento en carne de cada individuo.