Crisis del precio de la leche de oveja

Ovino y caprino, ¿producto menor?

EL llamado ganado menor ha adquirido nuevamente un triste protagonismo con una crisis de precios que se añade al todavía irresoluto conflicto del vacuno de leche. Las sucesivas bajadas de los precios de compra al ganadero por parte de la industria, en torno al 20 y el 25%, han vuelto a lanzar la clásica alarma de ‘el sector se hunde’. No sé si se hundirá o no. Al final, como casi siempre, acaba subsistiendo, pero no será en este caso gracias a la industria. Las principales organizaciones profesionales agrarias (opas) dudan de que el motivo sea, como se aduce, el exceso de producción de leche. Tampoco entienden que descienda el precio de la leche mientras se mantiene el de los quesos.

Pero iremos por partes. La pasada campaña fue buena para el sector del ovino y caprino de leche, con unos precios elevados. Como siempre que se da esta situación, la consecuencia directa es que en el siguiente año -en este, por tanto-, aumenta la producción. El mercado se ha saturado con un exceso de oferta, que la industria no está dispuesta a comprar. El conflicto se genera al no existir contratos formales entre ganaderos e industria, lo que conlleva que esta última pueda romper unilateralmente los acuerdos verbales, llegando incluso a no recoger el producto.

A día de hoy es una realidad que se está produciendo en Castilla y León, aunque también hay que decir que en algunos casos se está retirando la leche a los precios pactados. Hay que tener en cuenta que existen grupos queseros que ya tienen sus producciones vendidas a grandes superficies y han podido mantener sus compromisos y precios. No parece ser el caso de un gran grupo como García Baquero, con sus plantas de Toro y Palencia, que se ha convertido en el principal comprador. Hasta el momento ha dado la callada por respuesta ante los reiterados intentos para aclarar la situación, lo que es mala señal.

Al no existir contratos formales entre los productores y la industria, la indefensión de los ganaderos es manifiesta. Solo en algunas zonas donde las cooperativas tienen suficiente fuerza para mantener la compra y transformación de la leche de sus socios se ha podido mantener una cierta estabilidad, aunque también sujeta a los bajos precios de referencia.

Tampoco queda clara la correlación de precios entre la leche y el queso. O mejor dicho, está clara pero considerando el periodo de elaboración y curación de los quesos. En general, los quesos necesitan un periodo mínimo de seis meses de curación y los que ahora salen al mercado han sido elaborados con leche mucho más cara que la actual. Hay que recordar que la bajada de precios se está produciendo desde comienzos del 2006, con lo que el queso en destino mantiene el nivel. Habrá que esperar todavía algunos meses para ver como afecta la situación actual al mercado quesero.

Por otro lado el coste de la leche no representa el total del coste de elaboración del queso, aunque sea una parte importante, en torno al 70%. Este hecho, junto con la posible retención de producto por parte de los elaboradores, justifica una menor reducción en el precio de los quesos que no será en ningún caso proporcional a las bajadas del precio de la leche.

Como medida compensatoria ya se ha solicitado la elaboración, congelación y almacenaje de cuajada para retirar producto de mercado. Es parte de una solución coyuntural. La cuajada es un producto lácteo que se puede terminar colocando en el mercado francés. Pero también tiene sus riesgos, que a ver quien asume.

Pero se necesita una solución no sujeta a la coyuntura de cada campaña, que pasa por la contratación en inicio. No cabe duda que la industria dimensiona exhaustivamente sus producciones, lo que le debería permitir contratar la compra de leche a principio de campaña. Esto no implica una irregular fijación de precios ni obliga a la compra generalizada a un precio fuera de mercado. Entonces, ¿por qué no lo hacen? El sector industrial, aunque prefiera no hablar de ello, debería aclararlo.

El Norte de Castilla – Castilla y León,Spain 21/04/2006

La bajada de precios pone en peligro la producción de leche de oveja

Las organizaciones agrarias reclaman una reunión con el consejero y no descartan reanudar las movilizaciones

ROSA MASEGOSA/VALLADOLID
La bajada de precios pone en peligro la producción de leche de oveja

Sala de ordeño de una explotación de ganado ovino. / J. M. G.

En lo que va de año, el precio de la leche de oveja ha experimentado un progresivo descenso que alcanza ya el 15%,

tendencia que no parece que vaya a frenarse en los próximos meses. Así lo explica el gerente de la Cooperativa Ganaderos de Valladolid, Juan Sebastián Sopena, quien detalla que en enero del año pasado un litro de leche de oveja se vendía a unos 0,81 euros de media, mientras que en enero de este año el precio ya se situaba en 0,76 euros y los ganaderos no esperan recibir más de 0,7 euros por litro durante abril. Además de que se prevén nuevos recortes también en mayo, Sopena denuncia el hecho de que hasta este año los contratos de leche de ovino se establecían por años mientras que en los últimos meses «se está contratando a muy corto espacio de tiempo, prácticamente al mes, lo que está permitiendo que algunas industrias jueguen con los precios a su antojo».

A pesar de que durante los primeros meses de este año las cooperativas y las organizaciones agrarias protagonizaron importantes concentraciones en protesta por el anuncio de las industrias de aplicar un recorte en el precio de la leche, y de haberse mantenido varias reuniones con el consejero de Agricultura y Ganadería, José Valín, la situación no solo no ha mejorado sino que ha continuado empeorando considerablemente, sobre todo para el sector del ovino de leche.

A todo ello se une una importante denuncia que realizan estos días los ganaderos de ovino y que se refiere al hecho de que algunas industrias lácteas que operan en la región podrían estar amenazando con dejar de cubrir determinadas rutas de recogida de leche.

Frente común

Ante esta situación, algunas organizaciones agrarias, como UCCL-COAG y Asaja han realizado estos días un llamamiento a todo el sector para hacer frente común contra la política unilateral de precios de la industrias y, sobre todo, contra algunas prácticas empresariales que califican de «mafiosas» y que podrían estar poniendo en peligro el futuro de miles de pequeñas explotaciones de ovino en la región. «Por si la drástica bajada de precios no fuera suficiente, se está dejando correr el rumor de que determinadas rutas de recogida se van a suspender en caso de no aceptar las nuevas condiciones», denuncia la organización agraria UCCL-COAG, que ayer mismo remitía una carta al consejero de Agricultura solicitando una reunión para tratar de abordar el previsible hundimiento de precios que puede llegar a sufrir este sector.

Por su parte, la organización agraria ASAJA de Castilla y León ya ha iniciado los contactos con el resto del sector con la intención de convocar de inmediato movilizaciones de los ganaderos de ovino de leche en toda la región.

La Unión Regional de Cooperativas Agrarias, Urcacyl, convocó ayer una reunión multilateral sobre la crisis de precios del sector ovino que se celebrará el próximo 4 de mayo.

En Castilla y León se contabilizan unas 3.800 explotaciones de ovino con una media de 280 ovejas en lactación en cada granja y una facturación de 306 millones de euros durante el pasado año 2005, según datos de Asaja.

El sector de la leche de oveja se movilizará ante la caída del 20% del precio. Asaja espera un acuerdo inmimente con otros sindicatos para concretar medidas de presión
La UPA critica que la Junta «mantenga los brazos cruzados ante el abuso industrial»
El sector de la leche de oveja se movilizará ante la caída del 20% del precioLa inestabilidad define la situación actual de sector del ovino de leche, según se advierte por los anuncios de movilizaciones de los productores. El sindicato Asaja ve inminente un acuerdo entre los colectivos afectados por la caída de precios que domina el mercado (el precio pasó de 90 a 72 céntimos por litro) para iniciar protestas como medida de presión para reconducir la pérdida de poder adquisitivo que sufren los ganaderos en esta situación.

La Unión de Pequeños Agricultores, por su parte, criticó que la consejería de Agricultura y Ganadería se mantenga «de brazos cruzados» ante la situación de miles de explotaciones ganaderas como consecuencia de prácticas abusivas» protagonizadas por las empresas mayoritarias.

La UPA critica que las administraciones no tomen medidas ante una actitud que la organización agraria define en un comunicado como «de acoso y derribo de la industria fuertemente subvencionada con fondos públicos, que compra la mayor parte de la leche en otros territorios». El sindicato considera que la consejería de Agricultura asume «sin discusión alguna el tan cacareado problema de la competitividad y de mercado para justificar los bajos precios que perciben los ganaderos de vacuno, ovino y caprino».

En referencia a la mediación de la administración autonómica en el conflicto, Asaja le exige al consejero de Agricultura que convoque de inmediato la mesa del ovino para que sirva de punto de inicio de negociación entre ganaderos y sector industrial. Este sindicato insiste en que se pongan las bases para abordar un plan de reestructuración del sector productivo, y así poder afrontar las crisis que afectan desde diversos frentes.

La brecha abierta por la rebaja media de precios en torno a los 20 céntimos de media por litro podría ir a más si se cumplen las perspectivas de las industrias, que ya han anunciado nuevos recortes a los ganaderos, que se aplicarían en las liquidaciones correspondientes en las entregas de leche en los meses de abril y mayo.

La producción de leche de oveja en León ronda en estos momentos las 50.000 toneladas, después de experimentar crecimientos constantes en la última década, que se acentuó sobre todo a partir del año 1998.

Los incrementos productivos en este sector se acompañaban hasta hace pocos meses de subidas graduales de precios, que habían convertido este mercado en uno de los pocos lustrosos que le quedan al campo leonés. Según los datos ofrecidos por Asaja en un comunicado, la facturación de la leche de oveja alcanza los trescientos millones de euros entre todas las provincias de la autonomía de Castilla y León, lo que le coloca en una posición económica más importante que el propio sector remolachero. En base a la pérdida de precio, el sector de la leche de oveja se incorpora a la problemática que arrastra el sector lácteo de vaca, que el pasado invierno se rebeló contra la situación del mercado y la importación.

Diario de León – León,Castilla y León,Spain 22/04/2006

ASAJA espera un inminente acuerdo con el resto de organizaciones para convocar movilizaciones en el sector lácteo de ovino

Las industrias queseras han bajado el precio de la leche un 20 por ciento, lo que provocará pérdidas anuales de 60 millones de euros

La organización agraria ASAJA de Castilla y León, ha comenzado los contactos con el resto del sector para convocar de inmediato movilizaciones de los ganaderos de ovino de leche en toda la región. ASAJA quiere contar con las otras tres organizaciones agrarias de ámbito regional y con la mayoría de las cooperativas que comercializan leche de oveja, considerando que sería bueno, pero no imprescindible, la participación de Urcacyl.

La industrias queseras que operan en la región han bajado desde primeros de año el precio de la leche al ganadero un 20 por ciento, pasando de una media de 90 céntimos de euro el litro a 72 céntimos. Esta situación provocará pérdidas anuales de 60 millones de euros. El ovino de leche está representado en Castilla y León por 3.800 explotaciones con una media de 280 ovejas en lactación por explotación y registró una facturación en este concepto en el año 2005 de 306 millones de euros, muy por encima de sector tan emblemáticos como el remolachero.

La crisis no ha tocado fondo, ya que las industrias queseras han anunciado nuevas bajadas para los meses de abril y mayo, y siguen las amenazas de dejar rutas sin recoger si los ganaderos muestran firmeza en la defensa de sus derechos.

ASAJA de Castilla y León exige a la industria quesera un esfuerzo para mantener un sector que es vital en la economía de la región, pero que es muy sensible debido a sus peculiaridades por lo que está caída de renta puede abocar a un abandono masivo de explotaciones. La organización agraria le exige también al consejero de Agricultura y Ganadería, José Valín, que convoque la “mesa de la leche de ovino” para negociar con el sector industrial y que presente un plan de reestructuración para abordar la crisis desde los diferentes ámbitos.

diariodigitalagrario.net – Sevilla,Spain 20/04/2006

URCACYL: Las cooperativas de ovino de leche establecen estrategias ante la crisis

19 de abril de 2006. La situación de la leche de oveja pasa por unos momentos realmente difíciles, el problema ha ido recrudeciéndose desde octubre del 2005, momento en el que la industria quesera se negó a establecer precios con las cooperativas, como venía haciéndose en años anteriores, cada día que pasa aumentan las sospechas de que aquella decisión industrial de finales del año pasado pudo ser consensuada y responde a una estrategia definida en contra de cooperativas de comercialización y pequeñas industrias.

Mucho se ha comentado sobre la crisis del sector, si se trata de un problema coyuntural o estructural, pregunta estéril cuando la Administración desconoce la producción exacta y los destinos de la leche de oveja, por eso desde las cooperativas de ovino de Castilla y León siempre se ha defendido que para hacer un análisis del sector es necesario conocer todos los datos lo más exactos posibles ayudándonos de la denominada trazabilidad. Todo ello nos lleva a hacer varias preguntas a la Administración regional y nacional: ¿Realmente existe excedente de leche de oveja?, si es así ¿de que volumen hablamos? y ¿por qué se ha llegado a esta falta de previsión cuando hasta hace menos de un año se ha estado diciendo a ganaderos e industriales que intensifiquen y aumenten sus producciones?. Al margen de estas preguntas esenciales el cooperativismo ovino lo tiene claro, las industrias ante esta situación puntual del mercado, lejos de verse afectados negativamente la han aprovechado como una oportunidad de negocio.

El sector ovino desde siempre ha sido un estandarte de las producciones agropecuarias de Castilla y León, indiscutible fijador de población en los pueblos, la crisis a la estamos siendo sometidos supone que el futuro del mundo rural castellano leones este gravemente comprometido, si la situación de precios continua en esta tendencia estaríamos hablando de unas perdidas para la región de 60 millones de Euros, lo que significaría la friolera de unas perdidas de 2 millones de pesetas por explotación.

Las cooperativas de ovino de leche de Castilla y León que representan más del 60% de la leche de oveja de la región vienen denunciando este problema a través de URCACYL desde octubre del año pasado, realizándose cuatro Consejos Sectoriales desde entonces y eligiéndose un Comité Técnico que estudie la situación del mercado de la leche de oveja, que se ha reunido en cinco ocasiones, que ha mantenido una reunión con las principales industrias del sector y que esta preparando una estrategia ante la crisis basada en una serie de líneas de actuación que no descartan medidas de presión, pero además esta planteando una estrategia interna a medio plazo de dimensionamiento cooperativo.

Por último nos gustaría recordar a algún representante sindical agrario que en numerosas ocasiones se ha manifestado como enemigo del cooperativismo agrario, que URCACYL y sus cooperativas siempre han estado abiertas a al dialogo pero no a las presiones políticas y sindicales que solo buscan el protagonismo personal.

Agrodigital – Spain 20/04/2006

Para no confundir. Nota URCACYL sobre las críticas recibidas desde ASAJA

Ante las graves crisis de precios de la leche del sector ovino y vacuno en la Comunidad de Castilla y León, las Cooperativas vienen manteniendo continuas reuniones, auspiciadas por URCACYL, al objeto de arbitrar los mecanismos necesarios que eviten la desvertebración de un sector que se ve seriamente amenazado. En este sentido recientemente se han producido reuniones con representantes de las principales industrias lácteas de la región y se ha participado en las mesas de la leche convocadas por la Consejería de Agricultura y Ganadería, con el convencimiento de que son estos actos negociadores los propios de una organización representativa y los que realmente pueden tener eficacia para alcanzar acuerdos con las industrias.

La Organización Agraria ASAJA Castilla y León y particularmente su secretario regional José Antonio Turrado, que no cree para nada en el asociacionismo, vienen desde hace tiempo atacando frontalmente a las Cooperativas Agrarias, a la Confederación de Cooperativas, a URCACYL y a su presidente.

Estima esta organización que las Cooperativas tienen que dedicarse sólo a la comercialización y no deben prestar servicios a sus socios, atacándolas directamente al considerarlas beneficiarias de las crisis del gasóleo y de los fertilizantes. ASAJA critica el que la Confederación de Cooperativas alcance acuerdos con el Ministerio de Agricultura para defender los intereses de las Cooperativas y de sus agricultores y ganaderos. Manifiesta esta OPA, por un lado, que URCACYL debe ser una organización representativa y no reivindicativa, pero por otro, le echa en cara su ausencia en las movilizaciones del sector lácteo. Y en un alarde de autosuficiencia pide dimisiones del máximo responsable regional y nacional del Cooperativismo Agrario, injiriéndose en una organización que tiene sus propios cauces democráticos.

ASAJA considera que URCACYL se está negando a que se produzcan encuentros entre los industriales de leche de ovino y los productores. Esta consideración es fruto de su ignorancia, ya que estos encuentros se están celebrando con las Cooperativas Agrarias, eso sí, sin contar con su presencia que en ningún caso tiene poder negociador, ni conciliador.

Las Cooperativas Agrarias junto con su organización URCACYL tienen una relación fluida y continua a lo largo de toda la campaña y no solamente en los momentos de crisis, en los que ciertas personas como José Antonio Turrado, amparándose en la organización ASAJA no parecen sino querer arrojarse protagonismo y perseguir aparecer en los medios de comunicación, con notas de prensa descalificadoras del Cooperativismo y sus representantes.

No son hechos aislados, se trata de una fijación enfermiza de una persona, perteneciente a una Organización Agraria, poco plural e independiente que basa su credibilidad no en la defensa de los intereses de sus asociados sino en las descalificaciones que vierte hacia el sector Cooperativo un día sí y otro también, buscando enfrentamientos donde podría haber alianzas.

Agrodigital – Spain 18/04/2006

COAG Coordinadora Agraria rechaza las maniobras de las empresas lácteas para bajar los precios de la leche de oveja y disminuir el volumen de leche recogida

EL SECTOR OVINO-CAPRINO DE LA ORGANIZACIÓN SE REUNIRA PARA ANALIZAR LA SITUACION Y LAS ACCIONES A DESARROLLAR

LAS INDUSTRIAS ESTÁN PRESIONANDO A LOS GANADEROS CON RECOGERLES UN VOLUMEN DE LECHE NOTABLEMENTE INFERIOR AL HABITUAL, A MENOS QUE ESTOS SE AVENGAN A PERCIBIR UN MENOR PRECIO POR ESA LECHE

Palencia, 12 de abril de 2006.- A las bajadas del precio de la leche de ovino-caprino aplicadas en meses anteriores se unen ahora las “ofertas” que las empresas lácteas están trasladando a los ganaderos, según las cuales a partir de las próximas semanas dejarían de recogerles una parte de su producción; no obstante, las empresas se ofrecen a seguir recogiendo el mismo volumen de leche pero con un precio diferenciado, sensiblemente inferior, para aquellos litros que, siempre según las propias empresas, no necesitan.

En este sentido, COAG Coordinadora Agraria estima que no existe razón alguna de mercado que justifique esta pretensión de las industrias lácteas, como ellas mismas demuestran al estar dispuestas a recoger toda la leche, y que lo único que pretenden es conseguir, por segunda vez en los últimos meses (ya se ha trasladado a los ganaderos una bajada de en torno al 10% en los precios que actualmente perciben), abaratar su materia prima a costa de disminuir los ingresos de los ganaderos.

El sector regional de ovino-caprino de COAG Coordinadora Agraria se reunirá la próxima semana para analizar la situación creada en el sector y estudiar las posibles vías de actuación a emprender, siempre con el objetivo de evitar que se materialicen las intenciones de las empresas, y que podrían llevarse por delante a cientos de ganaderos de nuestra región.

AgroInformación (Comunicados de prensa) – Spain 17/04/2006

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responde correctamente para comprobar que eres una persona: *