Conflicto entre la Argentina y Chile por lácteos

La OMC designó a especialistas que estudiarán una salida a una puja sobre el arancel con que el país vecino grava la importación de productos argentinos

La Organización Mundial del Comercio (OMC) aprobó ayer la creación de un grupo de expertos que arbitrará en la disputa comercial abierta entre Chile y Argentina por el arancel con que el primero grava la importación de determinados productos lácteos argentinos.

Casi seis meses después de que Buenos Aires pidiera consultas a Chile ante la OMC, Argentina logró que el Órgano de Solución de Diferencias (OSD) del organismo internacional, con sede en Ginebra, aprobara la creación de un grupo especial de expertos que se encargue de estudiar el caso y arbitrar una salida.

Aunque el proceso quedó bloqueado temporalmente hace un mes por la oposición expresa de Chile a la creación de ese grupo, la Argentina reclamó ayer por segunda vez su constitución y, de acuerdo con las normas internas de la OMC, su vecino ya no se puede oponer, por lo que la constitución ha sido inmediata.

El conflicto tiene su origen en la decisión por parte de Chile de gravar con un arancel del 23% la entrada en su territorio de algunos lácteos argentinos (concretamente leche en polvo y líquida y queso gouda), con el objetivo de encarecer los productos extranjeros y favorecer así la producción nacional.

El Gobierno de Buenos Aires considera que esa medida de salvaguarda -inicialmente provisional y desde el comienzo del año definitiva- viola las obligaciones contraídas por su vecino a través de la firma del Acuerdo General de Aranceles Aduaneros y Comercio (GATT) de 1994 y del Acuerdo sobre Salvaguardas.

Para la Argentina -el principal abastecedor de esos productos lácteos en Chile-, Santiago “se ha apartado” de lo establecido en las disposiciones de esos acuerdos, en particular respecto a la aplicación no discriminatoria, porque las medidas sólo se aplican sobre importaciones argentinas.

Sin embargo, Chile cree estar en su derecho de protegerse de la entrada de unos productos que hasta el pasado agosto le habían hecho perder a los productores chilenos 42,59 millones de dólares, debido a la dificultad de competir con los bajos precios de la leche argentina.

Además, alega -entre otras cuestiones formales- que la petición argentina no es correcta, ya que pretende que un sólo grupo de expertos solucione dos cuestiones diferentes: la salvaguarda provisional establecida en octubre de 2006 y la definitiva, fijada dos meses después.

Santiago asegura no conocer “precedentes ni bases jurídicas para justificar esa forma de proceder, que pone en riesgo los derechos procesales de Chile”.

Acusa también a Argentina de haber cometido otros errores de procedimiento, como “no indicar claramente la medida cuestionada durante el proceso de consultas y fallar al citar las normas sustantivas”.

(EFE)infoBAE profesional – 25 Abr 2007
infoBAE profesional Argentina- 25 Abr 2007

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responde correctamente para comprobar que eres una persona: *