Chile podría producir hasta 370 mil toneladas de carne ovina . Carne de cordero: la gran promesa de la ganadería chilena

Un estudio realizado por el INIA concluyó que la producción de ganado ovino podría ser un negocio comparable al de los salmones. Aunque para llegar
a eso hay que realizar muchos cambios en el panorama actual, las expectativas son tentadoras.

El pasado jueves, el saliente ministro de Agricultura, Jaime Campos, entregó los resultados de un estudio sobre el potencial ovino nacional, realizado por el Instituto de Investigaciones Agropecuarias (INIA). En él se indica que actualmente Chile produce 10 mil toneladas de carne ovina, pero que las probabilidades de aumentar la productividad y mejorar el mercado de este tipo de alimentos es una de las grandes promesas para las exportaciones chilenas.

La implementación de un plan de crecimiento poblacional a 30 años plazo tendría resultados bastante positivos para la industria, incrementando la productividad a unas 370 mil toneladas de carne, correspondiente a mil 500 millones de dólares, como potencial de exportación.

El estudio realizado por el agrónomo del INIA, Daniel Claro, explica que las condiciones utilizadas en los procesos actuales no permiten que la industria ovina prospere, por lo que muchos microempresarios han decidido retirarse del rubro. Según explicó el especialista, la ganadería ovina entre la V y XI Región presenta grandes dificultades como tecnología obsoleta, poco manejo empresarial, mala conservación del suelo y exclusividad para el mercado local.

Además, Claro destacó los beneficios de la crianza de ganado ovino, como por ejemplo su mayor capacidad de procreación que los bovinos, y el hecho que no tiene competencia extranjera en el mercado y además los suelos de Chile tienen gran capacidad para producir pasto con el cual se alimentan los animales.

Contando ovejas

El secretario de Estado saliente indicó que “nuestro país podría convertirse en uno de los tres principales productores mundiales de carne ovina, junto a Australia y Nueva Zelanda, siempre y cuando realicemos una serie de acciones y medidas integrales que permitan su expansión”, señaló.

Asimismo, agregó que “Chile cuenta tan solo con tres millones de ovejas en la actualidad, sin embargo, de efectuarse estos ajustes, la población ovina podría aumentar en más de 14 millones de cabezas”. “Se darán así las condiciones para fortalecer las exportaciones de este rubro aprovechando los mercados abiertos respecto a los tratados y acuerdos de libre comercio suscritos por nuestro país”, aseguró.

Por su parte, Claro explicó que Chile exporta cinco mil 500 toneladas de carne de cordero, de las cuales tres mil 700 se venden en países de la Unión Europea (UE) y mil 800 en otros mercados como México y Estados Unidos. Sin embargo, el cupo de exportaciones sin arancel en la UE corresponde a cinco mil 400 toneladas, lo que demuestra que la oferta chilena aún es insuficiente.

A esto, se agrega el problema de que la calidad de los corderos en Chile no es óptima, ya que genéticamente presenta problemas que no le permiten tener mellizos, su carne es escasa y presentan mucha grasa, por lo que las medidas para mejorar el mercado no sólo apuntan a una reestructuración de los procesos productivos, sino que a toda una renovación de la raza ovina.

En nuestro país, la Región de Magallanes, pionera desde hace más de 100 años en la exportación de carne ovina, es el actual líder con sobre el 97% de las exportaciones, superando las cinco mil toneladas anuales.
Daniel Méndez

Alimento funcional

Una investigación respaldada por la Fundación para la Innovación Agraria (FIA) certificó que la carne de cordero de Magallanes posee “calidad nutricional” y su consumo resulta benéfico para la salud humana, en especial por su contenido de minerales esenciales, proteínas y aceites necesarios para el buen funcionamiento del organismo.

El estudio, que se llevó a cabo para caracterizar y diferenciar la carne del “cordero magallánico”, desarrollado por el INIA Kampenaike en conjunto con el Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos (INTA) de la Universidad de Chile, estableció que la carne ovina de la XII Región se puede considerar como un alimento funcional o saludable por sus principios nutritivos de proteínas, grasas mono y poliinsaturadas y por el contenido de Hierro y Zinc.

La Nación (Chile) – Santiago,Chile 11/03/2006

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responde correctamente para comprobar que eres una persona: *