Campeones traen mucho dinero

En un lugar callado -relativamente hablando- ubicado entre las cadencias del subastador y los pasos de pies y pezuñas, se hace paso hacia la arena de la subasta, Heather Blackburn quien trata de robarse unos minutos más a solas con su oveja, Miller.

Completamente ajena a la situación, Miller estuvo parada a su lado, disfrutando de todas las caricias y observando el movimiento a su alrededor, con una mirada humilde en su cara.

La culminación de ocho meses de trabajo está por llegar. A través de todo esto, Blackburn de 18 años, supo que el momento llegaría cuando Miller tendría que entrar al círculo de la subasta y salir del mismo como oveja con otro dueño. Aun así, es un momento difícil, dijo ella. Ella es como mi bebé.

Su bebé, que terminó primera en el peso clase, estaba por convertirse en una de las 90 ovejas, cabras, cerdos y toretes que iban a ser vendidos en la subasta del Nacional Western Stock Show de Animales Campeones Junior.

Ganancias hacia becas estudiantiles

La venta no sólo apoya a los chicos que crían a los animales, pero cada uno de aquellos que exhibe contribuye 10 por ciento de sus ventas al Fondo de Fideicomiso de Becas del National Western. El fideicomiso entrega 65 becas a universidades de dos y cuatro años de Colorado y Wyoming; con el fin de animar a las generaciones futuras de líderes en la industria de la agricultura y de médicos rurales.

Se estima que aproximadamente $ 150,000 de las ganancias del viernes, serán agregadas a este fideicomiso.

Esa es una de las razones por las cuales la Cámara de Comercio Metropolitana de Denver, ha venido comprado ganado en la subasta por más de 10 años, dijo Joseph Blake presidente y director ejecutivo de la cámara.

“Nosotros creemos que es una parte importante de nuestro compromiso hacia la preservación de la herencia del Oeste, de este gran estado”, dijo Blake, quien el viernes se convirtió en el orgulloso gran ganador una cabra campeona.

“Estos jóvenes de la América rural, necesitan todo el apoyo y ánimo que puedan recibir”, indicó Blake.

El hermano pequeño de Heather, Brian Blackburn, recibió $19,000 de apoyo y ánimo por la venta de su oveja, llamada Uno.

A pesar de ser “espástica” y con un toque de A.D.D. “Uno fue nombrada gran campeón de reserva”, dijo Blackburn, quien estaba relajándose con sus amigos; no lejos de donde estaba su hermana con su oveja.

Una buena elección

Brian Blackburn de Broadview, Nuevo México, dijo que el quiere ser un veterinario de animales grandes cuando crezca.

Esa noche el gran ganador fue Lance Unger, cuya oveja Spud fue coronada como gran campeona.

Unger, un joven educado y sin pretensiones quien tuvo un poco de problemas en ocultar su gran sonrisa, dijo que el evento se convirtió en un gran regalo de cumpleaños.

“Cumple 19 años mañana”, dijo el viernes.

Unger, un estudiante de primer año de la Universidad de Purdue, dijo que él planea en convertirse en la tercera generación que trabaje en la hacienda familiar cerca de Carlisle, Indiana.

El dijo que había comprado a Spud hacía nueve meses porque “no tenía mayores problemas y además llamaba la atención”.

Los jueces aparentemente estuvieron de acuerdo, así como los compradores del asadero Emil-Lane s Sirloin House -quienes pagaron $ 80,000 por Spud.

La escritora Karen Augé puede ser contactada al 303-954-1733 o al kauge@denverpost.com.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responde correctamente para comprobar que eres una persona: *